Alguien va al ras del suelo

Saludo a los lectores.

Habitualmente caminaba por el campo para acortar camino, ahorraba varios metros y también algunos minutos para dirigirme de un lugar a otro. Además disfrutaba sentir el terreno bajo los zapatos, no es lo mismo que la dureza del asfalto. Es también, según me parece un contacto más cercano con la naturaleza que me hace mucho bien.  Todo iba bien hasta que por la red social comenzaron a circular las noticias de las serpientes halladas en la zona. (Son fotos obtenidas de la red social)

pic (6)

Esta serpiente fue atrapada por los bomberos

pic (17)

Serpiente dormida encontrada en el hall de entrada de otra casa

No sé demasiado de serpientes. La gente dice que se trata de serpientes de cascabel, otros de víboras yarará, otros de víboras de la cruz. ¿Quién sabe cuál tiene razón?

Por mi parte comprendí que se trataba de un riesgo verdadero y desde entonces evito caminar por el campo con el pasto crecido. Si el pasto es escaso me atrevo a caminar por allí pero con mucha, mucha atención. Ojos bien abiertos, oídos muy atentos. Uno nunca sabe desde donde puede venir una mordida.

pic (14)

Mi radar y mi sonar encendidos al caminar por el campo ahora.

Tiempo atrás fui mordido por perros, ahora sería una noticia muy mala escribir: – Fui mordido por una serpiente – ¡No, no!  Eso no me debe ocurrir.

     Walter.-

Anuncios

Los muchachos de los ’60

.

Los boletos estaban en mi bolsillo

Cuando los boletos ya estaban en mi bolsillo

Cuando leí en la red social aquella noticia: Un grupo musical de jóvenes presentará un homenaje a Los Beatles en el auditorio, pensé: Ahí estaremos.  Salí a comprar los boletos.
Invité a mi esposa y nuestra amiga Akela Margarita; también regalé una entrada a mi cuñada.
Las canciones fueron bien interpretadas y realmente creo que ellos fueron bien homenajeados. Salimos del auditorio con la música en los oídos: Blackbird, Hey Jude, Help!, Misery y muchos temas más.  (Aunque faltó mi favorito: Penny Lane.)

Caminando de regreso pensé: – ¿Quiénes fueron aquellos muchachos de Liverpool que produjeron el gran empujón a la música pop y superaron todas las fronteras?  Me respondí: – Los jóvenes de los años ’60 eran los niños de los años ’40. Ellos fueron los chicos de la guerra, niños que nacieron en la Segunda Guerra y vivieron los años difíciles de la posguerra. Fueron jóvenes que llegaron en el momento que el mundo quería dejar atrás la locura de las bombas, ofrecieron la música que ayudó a dar vuelta la hoja de un libro que nadie quería volver a ver, y alcanzaron el éxito.

pik.jpg

Foto borrosa- Pido disculpas – No era fácil.

 

Kim de Kipling

kim

Kim de Kipling

¡Oh! Buen lector, si por casualidad decides poner tus ojos sobre este libro, tal vez la experiencia que tuvo este amigo pueda servirte de algo.
Mi actividad como dirigente scout muchas veces me puso ante la necesidad placentera de aplicar los famosos juegos de Kim.
Durante el pasado verano, mientras caminaba por la calle Rivadavia, en un kiosco de revistas estaban expuestos sobre una manta en el suelo una serie de libros que acompañan a los diarios en alguna promoción coleccionable.  Cuando pasa la promoción esos libros quedan como rezago y su precio baja bastante. Ahí me detuve a mirar libros y fue así que encontré este Kim de Kipling. Por primera vez veía el libro completo, del cual procede la idea de aplicar los juegos de Kim a los scouts. No dudé en atrapar esa oportunidad y por pocos pesos el libro entró a mi bolso.
He leído la pequeña letra con gran placer. Este obra tiene más de cien años de escrita lo cual la hace doblemente interesante.

Leyendo de a ratos, durante los viajes en ómnibus, he llegado al capítulo 9.  Los primeros capítulos presentan una serie de escenas curiosas y muy pintorescas; aunque hay algunas lagunas entre las ideas que deja la sensación de una falta de conexión entre los momentos del relato. Falta algo que la intuición de este lector no lograba definir con precisión; pero esto no quita magia a la lectura, tal vez la hace más interesante.

Completé pues,  nueve capítulos con esta  incertidumbre.  A razón de cuatro viajes para leer un capítulo, llevo 36 viajes leyendo Kim, sin contar las veces que el sueño venció a los ojos y me quedé dormido con los lentes puestos,  o las veces que siendo de noche, el conductor del ómnibus considera que hay demasiada luz y apaga amablemente los focos y entonces se acaba la lectura,  Kim junto a mis lentes regresan al bolso dejando la expectativa viva para la próxima vez… Es el momento que digo a mí mismo: – Debes cultivar la paciencia.

¡Capítulo 9, capítulo 9! De eso se trata, de llegar al capítulo 9.  El el capítulo 9 el relato adquiere cierta velocidad en el ritmo de las ideas y aquellas lagunas de falta de conexión desparecen una tras otra y todo lo leído se organiza como las piezas de un rompecabezas frete a los ojos. Genial Rudyard Kipling, que me haces jugar este juego mental desde el más allá – por eso muchos dicen: los escritores nunca mueren, viven en sus libros.  La historia de Kim de organizó de repente, lo mismo que cuando la pequeña cría del elefante alzó la trompa hacia el cielo y el grillete antiguo que estaba incrustándose entre la piel del elefante viejo, se abrió y saltó por el aire, liberándolo de esa dura aflicción, así también se esfumó la falta de conexión entre los momentos del relato.   Ahora reconozco al Kim de los juegos que jugué. Creo que entramos en otra etapa del relato y faltan seis capítulos para llegar al 15, que es el último; pero prometo no saltear ninguno.

Rastros

Desde que fui un niño mi admiración por los hombres que saben interpretar los rastros y huellas se mantuvo intacta.  Tantas películas de rastreadores, libros de aventuras y manuales scouts han dejado en mí el interés siempre latente de lograr comprender alguna vez  más sobre esto. Solamente conozco los rudimentos sobre este arte tan antiguo; pero permanezco con la esperanza viva por avanzar.

Esta sabiduría casi mágica de entender el lenguaje de las huellas sobre la tierra es un enigma que intento comprender.  Cuando se presenta la oportunidad de leer algo acerca de este asunto, como también mirar algún vídeo, no lo desaprovecho.  Incluso esta tonta costumbre de detenerme mientras camino para observar algún rastro que llama mi atención, mirándolo con detenimiento, arriesgar alguna explicación acerca de lo que veo y llevar alguna fotografía para mi colección de huellas, lo que me ha valido la mirada desconfiada de algunos transeúntes.

También pienso que este arte va extinguiéndose a medida que pasa el tiempo. En el pasado, rastrear correctamente un animal marcaba la diferencia entre comer o no comer. A medida que el progreso avanzaba las cosas se hicieron más fáciles y sólo basta llegar a la carnicería o al supermercado para que un trozo de carne de vaca o de pollo llegue a nuestra cocina. Ahora rastrear es solamente un hobby.

Algunos días atrás, mientras hacíamos una caminata con mi esposa, entramos en una zona del monte poco transitada y allí encontramos un espacio con barro seco donde algunas  huellas habían quedado estampadas con mucha claridad. Ahora queda el desafío de descubrir a que animales corresponden. ¿Un jabalí pequeño, un venado, o se trata de otra cosa?… Por ahora todo es un misterio.

 

hhu

 

Los beneficios de una bicicleta

Salmon Brook Farms

Official Home of Lavinia and Rick Ross

Hands on Bowie

You know, it's cool for cats.

Dogminancia.com

Proyecto Gara

Thrifty Campers

Nature knows no such barriers

MISAL DIARIO

Palabra de Dios.

Love thy bike

A love of photography, cycling and exploring places on two wheels.

Strathfield Heritage

All about the history and heritage of Strathfield

Memoirs Of A Metro Girl

A London blog by a Londoner

The Amsterdam, NY Blog

A community's history is comprised of stories about the people who've lived there...

Kitchissippi Times

An Ottawa-area community newspaper serving McKellar Park, Highland Park, Hampton Park, Westboro, Westboro Beach, Champlain Park, Civic Hospital, West Wellington, Hintonburg, Tunney’s Pasture, and Mechanicsville

Happiness Between Tails by da-AL

Arts + Cooking + Dancing + Joy + Writing + Tales + Tails

Minnesota Prairie Roots

Writing and photography by Audrey Kletscher Helbling

Dale Majors

Internet Retail, Team Building and Entrepreneurship

Shipshape Solutions

Charting Your Course From Chaos To Order

yocollector - Romania

Logo-colectii diverse, colectie insigne, colectie brelocuri, artizanat,

iSighting

Observations from a visual journey

Cocina con Carmele

Quiero compartir las recetas que me hacen feliz

Up the lauz river

Creativity is just like breathing.

campodecuadernos

Andanzas y reflexiones del observador observado

cyclinginthesixthdecade

The how's and whys of my cycling life

Mithai Mumblezz

Thinks and again mumbles!!

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

brighamstephen

birding and bird photography

LensScaper

Views through a lens - a personal viewpoint

Mama Cormier

.... my journey to a healthy life, making new memories and so much more

Bespoke Traveler

Immersive Tales for the Curious Traveler

Isleños

Esos que deambulan entre orillas

In Fact Edinburgh

Noticias de Edimburgo · Edinburgh news

CyclingRoad

Si eres un apasionado del ciclismo y de Castelli Cycling este es tu espacio.

Cycling Dutch Girl

the only certainty is change

Jonathan Fleming's Blog

A Photography Blog

Bonsai Tonight

An educational website about the styling, care and display of bonsai.

Tootlepedal's Blog

A look at life in the borders

NORMA MARTIRI PHOTOGRAPHY

“Sometimes I do get to places just when God’s ready to have somebody click the shutter.” – Ansel Adams

jingsandthings

Welcome to Dorothy Bruce’s take on her world

The World according to Dina

Notes on Seeing, Reading & Writing, Living & Loving in The North

Tylko fotografia

czyli kilka słów i przemyśleń z fotografią w tle

CICLOVIdAS

...disfrutando la vida sobre 2 ruedas