Articulaciones

Sé que existe la aracnofobia; pero no es mi caso. Las arañas me causan fascinación. En estas fotos lo que más destaco son las articulaciones de las patas. Este ejemplar lo encontré en el patio después de un día de mucho viento.

pic (10)

Articulaciones

pic (13)

Articulaciones

Blanco sobre las sierras

El otoño mostró su rostro blanco este mes de mayo. La nieve está ya en las sierras, demasiado temprano según mi opinión. Los abrigos salieron del placard, los calefactores se encendieron antes de lo previsto. Las actividades se retraen, todo se hace más lento, la gente se retira de la calle. El sol se fue demasiado al norte.  El invierno está llamando a la puerta, ya está aquí.

pic (16)

Alguien va al ras del suelo

Saludo a los lectores.

Habitualmente caminaba por el campo para acortar camino, ahorraba varios metros y también algunos minutos para dirigirme de un lugar a otro. Además disfrutaba sentir el terreno bajo los zapatos, no es lo mismo que la dureza del asfalto. Es también, según me parece un contacto más cercano con la naturaleza que me hace mucho bien.  Todo iba bien hasta que por la red social comenzaron a circular las noticias de las serpientes halladas en la zona. (Son fotos obtenidas de la red social)

pic (6)

Esta serpiente fue atrapada por los bomberos

pic (12)

Esta fue atrapada por una mujer cerca de la casa

pic (17)

Serpiente dormida encontrada en el hall de entrada de otra casa

No sé demasiado de serpientes. La gente dice que se trata de serpientes de cascabel, otros de víboras yarará, otros de víboras de la cruz. ¿Quién sabe cuál tiene razón?

Por mi parte comprendí que se trataba de un riesgo verdadero y desde entonces evito caminar por el campo con el pasto crecido. Si el pasto es escaso me atrevo a caminar por allí pero con mucha, mucha atención. Ojos bien abiertos, oídos muy atentos. Uno nunca sabe desde donde puede venir una mordida.

pic (14)

Mi radar y mi sonar encendidos al caminar por el campo ahora.

Tiempo atrás fui mordido por perros, ahora sería una noticia muy mala escribir: – Fui mordido por una serpiente – ¡No, no!  Eso no me debe ocurrir.

     Walter.-

Los muchachos de los ’60

.

Los boletos estaban en mi bolsillo

Cuando los boletos ya estaban en mi bolsillo

Cuando leí en la red social aquella noticia: Un grupo musical de jóvenes presentará un homenaje a Los Beatles en el auditorio, pensé: Ahí estaremos.  Salí a comprar los boletos.
Invité a mi esposa y nuestra amiga Akela Margarita; también regalé una entrada a mi cuñada.
Las canciones fueron bien interpretadas y realmente creo que ellos fueron bien homenajeados. Salimos del auditorio con la música en los oídos: Blackbird, Hey Jude, Help!, Misery y muchos temas más.  (Aunque faltó mi favorito: Penny Lane.)

Caminando de regreso pensé: – ¿Quiénes fueron aquellos muchachos de Liverpool que produjeron el gran empujón a la música pop y superaron todas las fronteras?  Me respondí: – Los jóvenes de los años ’60 eran los niños de los años ’40. Ellos fueron los chicos de la guerra, niños que nacieron en la Segunda Guerra y vivieron los años difíciles de la posguerra. Fueron jóvenes que llegaron en el momento que el mundo quería dejar atrás la locura de las bombas, ofrecieron la música que ayudó a dar vuelta la hoja de un libro que nadie quería volver a ver, y alcanzaron el éxito.

pik.jpg

Foto borrosa- Pido disculpas – No era fácil.

 

Kim de Kipling

kim

Kim de Kipling

¡Oh! Buen lector, si por casualidad decides poner tus ojos sobre este libro, tal vez la experiencia que tuvo este amigo pueda servirte de algo.
Mi actividad como dirigente scout muchas veces me puso ante la necesidad placentera de aplicar los famosos juegos de Kim.
Durante el pasado verano, mientras caminaba por la calle Rivadavia, en un kiosco de revistas estaban expuestos sobre una manta en el suelo una serie de libros que acompañan a los diarios en alguna promoción coleccionable.  Cuando pasa la promoción esos libros quedan como rezago y su precio baja bastante. Ahí me detuve a mirar libros y fue así que encontré este Kim de Kipling. Por primera vez veía el libro completo, del cual procede la idea de aplicar los juegos de Kim a los scouts. No dudé en atrapar esa oportunidad y por pocos pesos el libro entró a mi bolso.
He leído la pequeña letra con gran placer. Este obra tiene más de cien años de escrita lo cual la hace doblemente interesante.

Leyendo de a ratos, durante los viajes en ómnibus, he llegado al capítulo 9.  Los primeros capítulos presentan una serie de escenas curiosas y muy pintorescas; aunque hay algunas lagunas entre las ideas que deja la sensación de una falta de conexión entre los momentos del relato. Falta algo que la intuición de este lector no lograba definir con precisión; pero esto no quita magia a la lectura, tal vez la hace más interesante.

Completé pues,  nueve capítulos con esta  incertidumbre.  A razón de cuatro viajes para leer un capítulo, llevo 36 viajes leyendo Kim, sin contar las veces que el sueño venció a los ojos y me quedé dormido con los lentes puestos,  o las veces que siendo de noche, el conductor del ómnibus considera que hay demasiada luz y apaga amablemente los focos y entonces se acaba la lectura,  Kim junto a mis lentes regresan al bolso dejando la expectativa viva para la próxima vez… Es el momento que digo a mí mismo: – Debes cultivar la paciencia.

¡Capítulo 9, capítulo 9! De eso se trata, de llegar al capítulo 9.  El el capítulo 9 el relato adquiere cierta velocidad en el ritmo de las ideas y aquellas lagunas de falta de conexión desparecen una tras otra y todo lo leído se organiza como las piezas de un rompecabezas frete a los ojos. Genial Rudyard Kipling, que me haces jugar este juego mental desde el más allá – por eso muchos dicen: los escritores nunca mueren, viven en sus libros.  La historia de Kim de organizó de repente, lo mismo que cuando la pequeña cría del elefante alzó la trompa hacia el cielo y el grillete antiguo que estaba incrustándose entre la piel del elefante viejo, se abrió y saltó por el aire, liberándolo de esa dura aflicción, así también se esfumó la falta de conexión entre los momentos del relato.   Ahora reconozco al Kim de los juegos que jugué. Creo que entramos en otra etapa del relato y faltan seis capítulos para llegar al 15, que es el último; pero prometo no saltear ninguno.

Rastros

Desde que fui un niño mi admiración por los hombres que saben interpretar los rastros y huellas se mantuvo intacta.  Tantas películas de rastreadores, libros de aventuras y manuales scouts han dejado en mí el interés siempre latente de lograr comprender alguna vez  más sobre esto. Solamente conozco los rudimentos sobre este arte tan antiguo; pero permanezco con la esperanza viva por avanzar.

Esta sabiduría casi mágica de entender el lenguaje de las huellas sobre la tierra es un enigma que intento comprender.  Cuando se presenta la oportunidad de leer algo acerca de este asunto, como también mirar algún vídeo, no lo desaprovecho.  Incluso esta tonta costumbre de detenerme mientras camino para observar algún rastro que llama mi atención, mirándolo con detenimiento, arriesgar alguna explicación acerca de lo que veo y llevar alguna fotografía para mi colección de huellas, lo que me ha valido la mirada desconfiada de algunos transeúntes.

También pienso que este arte va extinguiéndose a medida que pasa el tiempo. En el pasado, rastrear correctamente un animal marcaba la diferencia entre comer o no comer. A medida que el progreso avanzaba las cosas se hicieron más fáciles y sólo basta llegar a la carnicería o al supermercado para que un trozo de carne de vaca o de pollo llegue a nuestra cocina. Ahora rastrear es solamente un hobby.

Algunos días atrás, mientras hacíamos una caminata con mi esposa, entramos en una zona del monte poco transitada y allí encontramos un espacio con barro seco donde algunas  huellas habían quedado estampadas con mucha claridad. Ahora queda el desafío de descubrir a que animales corresponden. ¿Un jabalí pequeño, un venado, o se trata de otra cosa?… Por ahora todo es un misterio.

 

hhu

 

Diario de un hombre viejo

Escuchando un programa de Radio Mitre oí el comentario acerca de este libro. Me quedó el interés por saber un poco más sobre este libro holandés que había causado tanto movimiento en Europa y ahora estaba traducido al español.

Una tarde cumpliendo el ritual de quedarme un rato mirando la vidriera de la librería lo encontré. Pensé: – No lo compro, esa historia no me interesa realmente.  Una semana después regresé para comprarlo a crédito. Me llevó bastante tiempo leerlo, cada vez que terminaba de leer algunas páginas me quedaba la curiosidad por saber cómo continuaba la historia. Finalmente concluí. Aquí se dice mucho acerca de lo que pocos hablan: la vejez y los viejos. Tan olvidados, dejados a un costado, a veces abandonados a su suerte.  “Intentos de sacarle algo a la vida” muestra los interesantes detalles del mundo pequeño de un hombre con más de ochenta años de edad, Hendrik Groen. Lo cotidiano y lo extraordinario que le ocurre a un holandés que vive en un hogar para ancianos. El aburrimiento, el temor, la enfermedad, el deseo de vivir, el amor, la amistad, el humor y mucho más.
Mi conclusión: El hombre es siempre el mismo aunque hayan pasado muchos años en su calendario.
¿Qué enseñanza me dejó? :  Algo más acerca de la lección más difícil, aprender a ponerme en el lugar del otro.

 

gh.jpg

 

Tribuna

jeje-2je-3

Es la tribuna donde los locos por el fútbol se reúnen para apoyar al equipo. La gente de todas las edades: niños, jóvenes, viejos, mujeres y hombres. Mucha, mucha energía hay en este lugar. Tambores, trompetas, cantos, gritos. Banderas, carteles, sombreros, camisetas todo, todo alegórico al equipo. Todo verde y blanco hacia donde mires. En la tribuna de enfrente los colores son distintos; pero la energía es igual.
Los voces merecen un tratado aparte, se mezclan los gritos y las canciones animando al equipo verde y los insultos, burlas, amenazas cantadas al equipo contrario.  Los árbitros reciben una serie de gritos solamente para ellos y por transición a su familia en grado ascendiente, especialmente a sus madres; ¿me entienden?…
Muchos disfrutan estar en este lugar, otros recomiendan no entrar: -Es un lugar peligroso, puede ocurrir cualquier cosa en esa multitud. – dicen.
El azar interviene y decide a veces los resultados del fútbol, está vez el verde pierde. La pesadumbre, la tristeza, la promesa de no abandonar al equipo en este mal momento es una permanente canción.
La gente libera aquí su alegría, sus frustraciones, sus enojos, y toda la energía guardada durante muchos días.
Esto es el fútbol visto desde la tribuna.

La luz

Durante el breve viaje que realizamos,  demasiado apurados; pero de todos modos pudimos aprovechar lo mejor posible el escaso tiempo. En el recorrido regresé a una vieja galería que conocí algunos años atrás, bastante solitaria, donde hay pocos locales ocupados por vendedores de relojes, tabaco y ropa.  Demasiados locales desocupados. Es una galería que seguramente está cercana a cumplir 100 años. Había antes ahí un club de jugadores de ajedrez que ya no encontré.  Estoy seguro que ese lugar sería un sitio elegido para hacer películas si el ojo de un director de cine lo viera. El lugar tiene el encanto de las cúpulas de vitraux. Ese juego espectacular de la luz a través de los vidrios de colores.  Son vitrales con simetría radial perfecta. Podría quedarme mucho tiempo mirando y admirando esa maravilla.  Ya sabe ustedes que los juegos que hace la luz es una de mis debilidades.

Me detuve allí unos pocos minutos diciendo: ¡Oh! , ¡Ah! , ¡Wow! , y cosas por el estilo. Mis compañeras de viaje también se detuvieron un momento. Alcancé a atrapar un poco de esa luz con la cámara y desde ya que pensé en traerla para compartirla con los amigos del blog. Aquí están.

za7-15-copia

za7-12-copia

Cristal

annp

El anillo era de papá. Es de aquellos anillos de los años 1950, cuando eran parte de la moda. Un día mamá me llamó y me dijo: – Walter, esto era de tu papá y te lo entrego a vos.
Yo lo recibí y agradecí.
Pasó mucho tiempo guardado y un día lo saqué y dije: Desde hoy lo tendré en mi mano. –  y desde ese día está conmigo.
Tiene ese precioso cristal rojo, no creo que se trate de una piedra. Algunas veces lo saco y lo reviso, eso me trae recuerdos de papá. Es una manera de tenerlo cerca después de tantos años que él se durmió. Una mañana de domingo entraba un rayo de sol por la ventana y puse el anillo allí, solamente para jugar con los reflejos de la luz, como hacía cuando era un niño, y de ese juego salió esta instantánea.
Gracias papá.

Anteriores Entradas antiguas

Cuando mudé mi blog de Windows Live a WordPress

Una moto espectacular!!!

Los beneficios de una bicicleta

Up the lauz river

Rivers know this: there is no hurry. We shall get there some day. ― A.A. Milne

campodecuadernos

Andanzas y reflexiones del observador observado

A vista de pájaros

Aves y otra fauna de Rotxapea, Pamplona y algún lugar más...

Elefante Rocoso

Grupo de senderismo para compartir actividades en la Naturaleza

PROYECTO AULLIDOS

en defensa del lobo

AQUILA Naturaleza

Conservación y disfrute respetuoso del medio ambiente, educación ambiental y turismo de naturaleza.

cyclinginthesixthdecade

The how's and whys of my cycling life

Mithai Mumblezz

Thinks and again mumbles!!

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

Salmon Brook Farms

Official Home of Lavinia and Rick Ross

brighamstephen

birding and bird photography

Adventures in Kevin's World

Misadventures in cool places

Colorfish on the Road

Irgendwo in Südamerika

LensScaper

Views through a lens - a personal viewpoint

Mama Cormier

.... my journey to a healthy life, making new memories and so much more

Sophie's Foodie Files

Mostly healthy tasty colorful cooking & gardening with Sophie's twist!

Bespoke Traveler

Immersive Tales for the Curious Traveler

Such Small Hands

Searching for Purpose and Finding Grace

Isleños

Esos que deambulan entre orillas

Experiencias entre Rayos y Grillos

Qué es lo que pasa cuando un pie sube y el otro baja, sin tocar el piso más que con dos ruedas...

In Fact Edinburgh

Noticias de Edimburgo · Edinburgh news