Monjita blanca

monjita blanca - pájaro - bird

La fotografía no es de la mejor calidad. Es solamente lo que mi teléfono pudo atrapar en un instante cuando este pájaro tan tímido y movedizo se detuvo por un momento mientras yo pasaba. La monjita blanca es uno de las aves más hermosas que conozco. La blancura del plumaje como la nieve se destaca sobre los matorrales y el borde negro de las alas hace un marco perfecto para tanta blancura. Es un pájaro que deambula en soledad siempre por los mismos sitios, hace bastante tiempo que lo veo posarse en las mismas ramas; pero el carácter extremadamente arisco hacía imposible fotografiarlo y traer esta imagen para compartir con los amigos del blog. El libro que tengo sobre aves dice: el nombre científico de la especie es Xolmis irupero, tiene hábitos diurnos,  y se alimenta de insectos.

La naturaleza tiene estas maravillas.

Nuevo intento con las xerófilas

Hace diez años habíamos logrado una colección de plantas xerófilas interesante. Con mi esposa íbamos a la sierra a traer algunos ejemplares de diversas variedades mientras hacíamos las caminatas al aire libre que nos hacían tanto bien. Lo que se hacía algo dificultoso era transportar las plantas espinosas en las mochilas de regreso; pero de alguna manera nos arreglábamos. Por una situación accidental, esa colección se perdió y desde entonces hemos conservado dos plantas que estuvieron por allí en algún lugar del patio bastante olvidadas.

La semana pasada, mientras estaba en casa sonó el timbre, era día domingo, se trataba de una mujer que ofrecía puerta a puerta plantas a la venta. Entre otras traía cactus, que son mis favoritas. Compré dos y conversamos un rato acerca de esta afición: planta con espinas. Al organizarlas en las macetas plásticas que había en un rincón de la casa, una planta perdió una parte y de convirtió en un nuevo proyecto de planta. Ahora las tres están en el alféizar de la ventana, recibiendo el poco sol que entra desde el norte. La colección intenta recomponerse nuevamente. ¿Lo lograremos?

cactus

Sobremesa

Vacaciones de invierno. Un poco de descanso y vida familiar.
El día frío, el almuerzo y después la sobremesa: una partida de dominó. El sonido de las fichas mezclándose sobre la mesa. Los jugadores intentando una estrategia que permita ganar con las piezas que el azar colocó en sus manos.  El juego se desarrolla con entusiasmo y con cambios de ánimo. Finalmente hay perdedores y un ganador. Eso es todo, el juego antiguo y simple que permite jugar mirándose frente a frente, sin pantalla de por medio. Jugar y compartir es el objetivo.

dominó

Dominó, el juego antiguo y simple.

El poema que aprendimos con los niños de la escuela vino a nuestra memoria:

¿Quién domina al dominó?
¿El ruido de la bocina?
¿El escape con smog?
No.

¿Quién domina al dominó?
¿El canto de la gallina?
¿Los minutos del reloj?
No.

Camino de dientes blancos
con lunares de color,
Baldosas sin caminantes,
sonrisas del que ganó.
¿Quién domina al dominó?
Los abuelos de la plaza
y a veces, un poco, yo.

 

Invierno

postal

Una postal del invierno para los amigos.
La ola de frío polar avanzó desde el sur y ya está sobre nosotros.
El invierno con sus ritos: más tiempo de televisión, más tiempo para dormir, el frío como un corte sobre la cara, colándose por las rendijas de la ropa, el hielo apareciendo en cualquier lugar, los perros durmiendo sin preocupaciones, mi esposa practicando costura, la calle vacía y yo mirando lo que pasa en los blogs.

La f de Franklin

Ese sistema de establecer conexiones que tenemos en la cabeza y nunca se apaga.

Un domingo caminaba con mi esposa en la ciudad y al elevar la mirada la f estaba ahí arriba suspendida a mitad de la calle. Inmediatamente asociamos con el famoso logo de Facebbok.
Era un antiguo cartel de un taller de reparaciones de radio y TV del cual nadie tiene datos, el tiempo se lleva la memoria y al fin se desvanece en el olvido.   Una estructura de hierro angular, en parte oxidada ; pero aún de pie. ¿Fue Franklin quien tuvo una anticipación de la famosa f que hoy inunda las pantallas? No sabemos quién fue este Franklin.

Algunas veces se me ocurre organizar algún concurso de saber entre mis contactos de Facebook, esta vez fue: ¿En qué lugar de la ciudad se encuentra esta f ? La respuesta nunca llegó. Nadie acertó,  ni siquiera arriesgó una respuesta.

Posibles motivos por los que nadie acertó:

1. ¿Ninguno de ellos vio la  f de hierro alguna vez?

2. ¿La gente camina y no levanta los ojos en la ciudad?

3. ¿Los modernos carteles luminosos ocultan la vieja f de metal del siglo pasado?

4. ¿A nadie le importó el concurso?  🙂

De todos modos la letra está ahí, sobre las cabezas de la gente que cada día pasa por esa calle.

pic (8)

Articulaciones

Sé que existe la aracnofobia; pero no es mi caso. Las arañas me causan fascinación. En estas fotos lo que más destaco son las articulaciones de las patas. Este ejemplar lo encontré en el patio después de un día de mucho viento.

pic (10)

Articulaciones

pic (13)

Articulaciones

Blanco sobre las sierras

El otoño mostró su rostro blanco este mes de mayo. La nieve está ya en las sierras, demasiado temprano según mi opinión. Los abrigos salieron del placard, los calefactores se encendieron antes de lo previsto. Las actividades se retraen, todo se hace más lento, la gente se retira de la calle. El sol se fue demasiado al norte.  El invierno está llamando a la puerta, ya está aquí.

pic (16)

Alguien va al ras del suelo

Saludo a los lectores.

Habitualmente caminaba por el campo para acortar camino, ahorraba varios metros y también algunos minutos para dirigirme de un lugar a otro. Además disfrutaba sentir el terreno bajo los zapatos, no es lo mismo que la dureza del asfalto. Es también, según me parece un contacto más cercano con la naturaleza que me hace mucho bien.  Todo iba bien hasta que por la red social comenzaron a circular las noticias de las serpientes halladas en la zona. (Son fotos obtenidas de la red social)

pic (6)

Esta serpiente fue atrapada por los bomberos

pic (12)

Esta fue atrapada por una mujer cerca de la casa

pic (17)

Serpiente dormida encontrada en el hall de entrada de otra casa

No sé demasiado de serpientes. La gente dice que se trata de serpientes de cascabel, otros de víboras yarará, otros de víboras de la cruz. ¿Quién sabe cuál tiene razón?

Por mi parte comprendí que se trataba de un riesgo verdadero y desde entonces evito caminar por el campo con el pasto crecido. Si el pasto es escaso me atrevo a caminar por allí pero con mucha, mucha atención. Ojos bien abiertos, oídos muy atentos. Uno nunca sabe desde donde puede venir una mordida.

pic (14)

Mi radar y mi sonar encendidos al caminar por el campo ahora.

Tiempo atrás fui mordido por perros, ahora sería una noticia muy mala escribir: – Fui mordido por una serpiente – ¡No, no!  Eso no me debe ocurrir.

     Walter.-

Los muchachos de los ’60

.

Los boletos estaban en mi bolsillo

Cuando los boletos ya estaban en mi bolsillo

Cuando leí en la red social aquella noticia: Un grupo musical de jóvenes presentará un homenaje a Los Beatles en el auditorio, pensé: Ahí estaremos.  Salí a comprar los boletos.
Invité a mi esposa y nuestra amiga Akela Margarita; también regalé una entrada a mi cuñada.
Las canciones fueron bien interpretadas y realmente creo que ellos fueron bien homenajeados. Salimos del auditorio con la música en los oídos: Blackbird, Hey Jude, Help!, Misery y muchos temas más.  (Aunque faltó mi favorito: Penny Lane.)

Caminando de regreso pensé: – ¿Quiénes fueron aquellos muchachos de Liverpool que produjeron el gran empujón a la música pop y superaron todas las fronteras?  Me respondí: – Los jóvenes de los años ’60 eran los niños de los años ’40. Ellos fueron los chicos de la guerra, niños que nacieron en la Segunda Guerra y vivieron los años difíciles de la posguerra. Fueron jóvenes que llegaron en el momento que el mundo quería dejar atrás la locura de las bombas, ofrecieron la música que ayudó a dar vuelta la hoja de un libro que nadie quería volver a ver, y alcanzaron el éxito.

pik.jpg

Foto borrosa- Pido disculpas – No era fácil.

 

Kim de Kipling

kim

Kim de Kipling

¡Oh! Buen lector, si por casualidad decides poner tus ojos sobre este libro, tal vez la experiencia que tuvo este amigo pueda servirte de algo.
Mi actividad como dirigente scout muchas veces me puso ante la necesidad placentera de aplicar los famosos juegos de Kim.
Durante el pasado verano, mientras caminaba por la calle Rivadavia, en un kiosco de revistas estaban expuestos sobre una manta en el suelo una serie de libros que acompañan a los diarios en alguna promoción coleccionable.  Cuando pasa la promoción esos libros quedan como rezago y su precio baja bastante. Ahí me detuve a mirar libros y fue así que encontré este Kim de Kipling. Por primera vez veía el libro completo, del cual procede la idea de aplicar los juegos de Kim a los scouts. No dudé en atrapar esa oportunidad y por pocos pesos el libro entró a mi bolso.
He leído la pequeña letra con gran placer. Este obra tiene más de cien años de escrita lo cual la hace doblemente interesante.

Leyendo de a ratos, durante los viajes en ómnibus, he llegado al capítulo 9.  Los primeros capítulos presentan una serie de escenas curiosas y muy pintorescas; aunque hay algunas lagunas entre las ideas que deja la sensación de una falta de conexión entre los momentos del relato. Falta algo que la intuición de este lector no lograba definir con precisión; pero esto no quita magia a la lectura, tal vez la hace más interesante.

Completé pues,  nueve capítulos con esta  incertidumbre.  A razón de cuatro viajes para leer un capítulo, llevo 36 viajes leyendo Kim, sin contar las veces que el sueño venció a los ojos y me quedé dormido con los lentes puestos,  o las veces que siendo de noche, el conductor del ómnibus considera que hay demasiada luz y apaga amablemente los focos y entonces se acaba la lectura,  Kim junto a mis lentes regresan al bolso dejando la expectativa viva para la próxima vez… Es el momento que digo a mí mismo: – Debes cultivar la paciencia.

¡Capítulo 9, capítulo 9! De eso se trata, de llegar al capítulo 9.  El el capítulo 9 el relato adquiere cierta velocidad en el ritmo de las ideas y aquellas lagunas de falta de conexión desparecen una tras otra y todo lo leído se organiza como las piezas de un rompecabezas frete a los ojos. Genial Rudyard Kipling, que me haces jugar este juego mental desde el más allá – por eso muchos dicen: los escritores nunca mueren, viven en sus libros.  La historia de Kim de organizó de repente, lo mismo que cuando la pequeña cría del elefante alzó la trompa hacia el cielo y el grillete antiguo que estaba incrustándose entre la piel del elefante viejo, se abrió y saltó por el aire, liberándolo de esa dura aflicción, así también se esfumó la falta de conexión entre los momentos del relato.   Ahora reconozco al Kim de los juegos que jugué. Creo que entramos en otra etapa del relato y faltan seis capítulos para llegar al 15, que es el último; pero prometo no saltear ninguno.

Anteriores Entradas antiguas

Cuando mudé mi blog de Windows Live a WordPress

Una moto espectacular!!!

Los beneficios de una bicicleta

Minnesota Prairie Roots

Writing and photography by Audrey Kletscher Helbling

The Baseball Sociologist

Not your average baseball fan, not your average sociologist

Dale Majors

Internet Retail, Team Building and Entrepreneurship

Shipshape Solutions

Charting Your Course From Chaos To Order

ELIZABETH ANN JOHNSON-MURPHREE

Confessional Fiction, Free Verse Poetry and Prose, Non-Poetry and Art

yocollector - Romania

amalgam, colectii diverse, colectie insigne, colectie brelocuri, artizanat, magneti frigider, etc...

Jardines sin fronteras

Un blog de José Elías Bonells, solo para profesionales

iSighting

Observations from a visual journey

Cocina con Carmele

Quiero compartir las recetas que me hacen feliz

Up the lauz river

Creativity is like breathing.

campodecuadernos

Andanzas y reflexiones del observador observado

A vista de pájaros

Aves y otra fauna de Rotxapea, Pamplona y algún lugar más...

Elefante Rocoso

Grupo de senderismo para compartir actividades en la Naturaleza

PROYECTO AULLIDOS

en defensa del lobo

AQUILA Naturaleza

Conservación y disfrute respetuoso del medio ambiente, educación ambiental y turismo de naturaleza.

cyclinginthesixthdecade

The how's and whys of my cycling life

Mithai Mumblezz

Thinks and again mumbles!!

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

Salmon Brook Farms

Official Home of Lavinia and Rick Ross