Sombra y luz

sombras chinescas

Los viejos diccionarios  ilustrados fueron mi inspiración

¿Intentó Usted hacer sombras chinescas alguna vez?
Créame, es una de esas cosas que parecen fáciles ; pero no lo son.  Pasé  mucho tiempo, desde que era un muchacho, intentando lograr que la sombra en la pared me devolviera algo parecido a las figuras que yo veía en los gruesos diccionarios ilustrados; pero nada, nada.  Las formas salían irreconocibles.  Fue  por largo tiempo motivo de frustración intentar formar un simple conejo en pared del dormitorio por el rayo de luz que entraba por la puerta entreabierta.
Alguien dice que el éxito se debe a un 1% de inspiración y 99% de esfuerzo, tal vez eso es una verdad; pero entonces los dedos pueden doler de tanto retorcerlos en todas direcciones.
Pues ahora, cuando decido exponer mis habilidades como ilusionista de sombras puedo mostrar mi única sombra mas o menos bien lograda.
El público ocasional por un instante queda sorprendido y expectante esperando ver la siguiente figura que nunca llega.   Solamente una sombra chinesca me acompaña desde hace muchos años, solamente una y nada más. La sombra del perro.

dog

El perro

De todos modos el arte de las sombras chinescas sigue teniendo mi admiración.
¿Intentó Usted alguna vez hacer sombras chinescas?  ¿Querrá intentarlo ahora?

La ola de calor – The heatwave

Fueron algunos días tremendos por el calor. El sol cayendo a plomo sobre nuestras cabezas. El viento del norte trayendo aire seco y más calor todavía. La gente agobiada, sudando a mares de solo caminar por la calle. Gracias a Dios estoy en mis vacaciones, no debo salir a andar por ahí con un clima tan intenso. La arena ardiendo bajo los pies.  Temperatura real: 34° C a la sombra  (92° F) sin acondicionar de aire.

arena

calor
En los momentos de mayor temperatura miro a mis cockers quienes  en el suelo parecen intentar absorber la frescura de las baldosas con todo su cuerpo pegado al piso.
Están ahí por horas. Solamente están, no hacen otra cosa. No se mueven, no piden alimento, no duermen. Están quietos como estatuas. Parecen estar en  meditación o  pensamientos profundos.
Pensé lo que tantas veces he dicho y he escuchado:    ¿Los perros piensan?   ¿Los perros piensan?   •••

tobi

soma

Acero y ortografía – Steel and orthography

Desde hace bastante tiempo sostengo que si alguien tomara el trabajo de realizar una encuesta acerca del dominio que la gente tiene sobre el idioma español, parándose en la esquina de una plaza e hiciera una prueba de escritura rápida, tal vez llegaría a la increíble conclusión que solamente uno de cada quinientos encuestados dominaría correctamente la escritura del idioma. Esto no se debería a falta de instrucción, ya que el analfabetismo aquí es casi inexistente; pero las numerosas reglas de ortografía del idioma lo hacen difícil a la hora de escribir.

Personalmente he visto muy poca gente que escriba sin dudar cuando debe colocar el lápiz sobre el papel. Las letras que provocan mayores probabilidades de errores son: “V”, “B”, “C”, “S”. “Z”, “G”, “J” y la tremenda “H” que en nuestro idioma no tiene sonido y por ello se convierte en el terror de quien se dispone a escribir.

Las corrientes educativas que se aplicaron en lás últimas décadas no ayudan demasiado a solucionar el problema de los errores ortográficos. El denominado Constructivismo y la Psicogénesis provocaron un aumento exponencial de las faltas en la escritura. El escaso interés actual por la lectura suma también causas al problema.

El idioma español reune términos provenientes en su mayoría del latín: pero también tiene aportes del idioma griego, el árabe, el idioma alemán, el inglés, además de las lenguas nativas de América que agregaron numerosos términos al idioma. Desde ese punto de vista también es evidente que la ortografía es algo difícil de dominar.

Por supuesto que con la llegada de la computadora escribir se hizo mas fácil, ya que sobre en la pantalla aparecen los avisos acerca de los errores cometidos y hasta puede realizarse la corrección de manera automática; pero cuando se debe escribir sin la ayuda de la máquina se pone en juego el dominio personal sobre el idioma.

He encontrado algunos carteles que resulta divertido analizarlos y dejan al descubierto algunos errores. A veces he podido fotografiar algunos escritos; por ejemplo esta declaración de amor que un estudiante de secundaria deja escrita en las baldosas de la plaza:

Escritura

“mición” –  misión
“desirte” – decirte

Pero ninguno resulta más gracioso que el que encontré en Plaza San Martín de Mendoza. Si alguien se equivoca sobre el papel o sobre un pizarrón  se borra y corrige con facilidad; pero cuando se escribe sobre acero… las cosas son diferentes. Aquí está, “homenage” sobre el acero de estos cañones que adornan la estatua del Gral.  San Martín. Esto no se borra como si fuera lápiz  sobre papel y quedará ahí por las generaciones de las generaciones.   🙂     “homenage” – homenaje

El cañón 1

El cañón 2<

Los textiles

herramientas1

Lo que voy a escribir es cierto.  Esto surgió con la necesidad de tener un delantal para nuestra cocina. Conversando acerca de este asunto con Su’,  una idea trajo otra idea y pensamos  iniciar un proyecto textil para confeccionar delantales y venderlos como regalos para el día de las madres y de esta manera obtener un plus de dinero.  Decidimos probar suerte y avanzamos.
Así empezó el proyecto, mirando telas y comparando diseños y calidades.  Investigando los precios de delantales en los comercios, dibujando lo que podíamos hacer. Un poco después pensamos agregar manteles individuales. El proyecto fue tomando cuerpo y de pronto se hizo realidad. Compramos los materiales y nos pusimos a trabajar.  Distribuimos las telas  para establecer las combinaciones y los motivos tales cuales los habíamos pensado; pero al tener los géneros en la mesa surgieron nuevos motivos que agregamos a la lista de  diseño. Ya todo estaba marchando, esto se había convertido en un pequeño emprendimiento familiar.
Tuve que aprender rápido sobre telas, hilos, formas de cortar, derechos y reveses, etc., etc., etc.  Nunca pensé que lo textil tuviera tantos detalles. Su’ sabe bastante de esto y yo hacía de ayudante y aprendiz. “Ya saben quien” también ponía sus manos en esto en todo lo que podía.

Pasó una tarde y una noche de trabajo, la producción no se veía.  Hacíamos esta tarea después de terminar nuestras obligaciones habituales. Segunda tarde  y noche de trabajo, la producción tadavía no se notaba. Así fue que ingresamos en un espiral de trabajo a contrarreloj, debíamos terminar antes que llegara el día de las madres o  quedaríamos con los delantales sin verder. Comenzábamos a las 19 horas y concluíamos la jornada a las 3 de la madrugada, yo debía despertarme antes de las 6 para ir a mi trabajo. Empezaron a verse algunos primeros delantales y eso nos animó bastante.

Las horas entre las tijeras, las agujas, los moldes, la trincheta y la máquina de coser se hacían eternas. Deteníamos un rato para tomar algunos mates y continuábamos el trabajo mientras escuchábamos radio. Una noche la máquina de coser se detuvo. ¡Zas!. La desarmé, la limpié, la ajusté y siguió funcionando.

Después de una semana a este ritmo estábamos agotados. Dormíamos pocas horas y trabajábamos mucho. Salían algunos delantales terminados pero quedaban muchos por hacer. Había recortes de tela en toda la salita, bolsas con telas sobre las sillas, sobre la mesa, sobre los estantes. Trozos de hilos que barríamos  cada noche antes de dormir.  Habíamos convertido la casa en un pequeño taller textil.

Cuando entregamos algunos delantales a Mirta para que los mostrara a sus compañeros de trabajo quedamos con mucha espectativa, era el primer encuentro de nuestro producto con los compradores…  Y saben qué… resultó bien.  Se vendieron todos y recibimos pedidos.  A redoblar el esfuerzo y a continuar trabajando a destajo para ganarle al almanaque.

Llevábamos 12 días de trabajo sin cuartel y la casa estaba en completo desorden, el taller había tomado todo el tiempo.  Nos habíamos embarcado en este proyecto y ahora el proyecto nos conducía a nosotros.  No dábamos abasto. Agotados ya casi no cruzámos palabras. Solamente los programas nocturnos de radio Cadena 3 se escuchaba además del ruido de la máquina de coser.  Fueron 15 días de labor o de locura laboral. Por medio de nuestros amigos y familiares los delantales y los manteles individuales tuvieron compradores. Llegó el día delas madres y la máquina de coser se detuvo por fin.
Lo obtenido sirvió para cubrir algunos gastos extraordinarios y yo aprendí a volorar el trabajo de los textiles que siempre creí cosa fácil y asunto sencillo; pero créanme, no lo es.  Desde entonces valoro más la ropa que tengo, entiendo toda la labor que hay encima de una simple camisa.

delantal herramientas individual máquina mas trabajo trabajo trabajo-work

Breve crónica de un ojo observador

Fue algo así como “Encontrar las siete diferencias”; pero en un instante y sin querer hacerlo.  No sé si en esto estuvo funcionando la casualidad o el ojo ha aprendido a encontrar detalles interesantes en un vistazo rápido. Lo que ocurrió es que mientras estaba en la Misa de la Asunción de ayer en la Iglesia de Lourdes, en un momento que mi ojo observador hizo un vuelo rápido hacia la derecha encontró algo que no era normal ahí, e inmediatamente reaccionó regresando a ese lugar y haciendo un zoom, el mejor que el astigamtismo le permite. El ojo se detuvo aquí  y traté de comprender qué era aquello que me indicaba. En un florero con algunas flores de distinta clase  había una imagen muy curiosa.  Desde lejos parecía un picaflor de madera o plástico que alguien había colocado como adorno; pero esto no es habitual aquí dentro de una Iglesia. Eso se podría colocar en un jardín y quedaría bien; pero dentro de la Iglesia no…  -¿Qué cosa es eso?…

Dejé de prestarle atención a la imagén hasta cuando terminó la Misa, entonces pude acercarme y mirarlo en detalle. En una combinación asombrosa la forma y los colores repruducían la imagen de un picaflor sobre el florero.  Era una flor que nunca había visto antes. Mi celular con cámara estuvo ahí y con un certero click traje esta foto para compartirla con los lectores del blog.
Aquí está para Ustedes.

 

Se trata de una flor…  Flor ave del Paraíso, Estrelitzia, Estrelicia, Flor de pájaro son sus nombres.  Nunca un nombre mejor puesto.  🙂

Entre carrillones

Carrillones , llamadores de ángeles, carrillones de viento…  muchos nombres para algo muy sencillo. Se los relaciona con la armonía, con la medicina alternativa, con el Feng Shui, con lo Zen, en fin; a mi solamente me interesan porque me gusta su sonido y porque rompen con la monotonía de un lugar de la casa, lo demás me parece charlatanería.
Cuando empecé con esto fue hace unos 5 años al construir un carrillón con una caña tacuara que estaba por ahí. Lo hice y lo deshice varias veces hasta que quedó bien o hasta que me cansé de rahacerlo. Estuvo colgado en el patio, del alero del techo, del árbol de paraíso y hasta del techo del galponcito.
Con el paso del tiempo llegó otro carrillón, uno hecho con caracoles que me fue regalado por Marisa.  Luego llegó uno artesanal regalado por Mariana,.  Después otro de caracoles regalado por Susa.  Más tarde llegó otro desde Chile regalado por Claudia, y finalmente dos auto-regalados por mi mismo.
Ya son 7 (mi número favorito,  ojo, no soy cabalero  🙂 … )
¿Ves cómo son las cosas?… Ocurren sin que uno las perciba. Ahora la casa está poblada de carrillones y camines por cuaquier parte te vas a encontrar con uno de ellos… parece de locos ¡Jajaja!

Un capítulo aparte merece el ex-carrillón de la vaquita de San Antonio. Era un carrilloncito made in China. Un día el Nico lo apaleó y quedó sin tubos; entonces estuvo mudo colgado en el patio hasta que Mariana, quien tiene el arte en sus manos, comenzó por agregarle cosas que encontraba por ahí.
Así quedó convertido en esto que es ahora. Cuando lo veo me hace pensar en algún amuleto o talismán mágico de las tribus de algún país lejano – ¡Jajaja!-.

🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂   siete sonrisas… no soy cabalero .

Es la sencillez

Cuando encontré este papel escrito por Mariana sobre la mesa, mi pensamiento se iluminó sobre algunos asuntos.   Aquí estaba resumida su filosofía, su mirada sencilla del mundo.

¿Recuerdas aquello de el Reino de los Cielos les pertenece a los niños?
Aquí está una muestra de esa fórmula tán buscada y tán pocas veces encontrada.

Cuando escucho a alguien decir que se encuentra agobiado por sus problemas y sus obligaciones me lleva a preguntar : ¿Qué es preciso para ser feliz?…
En este papel pude leer cómo ella logra acceder a la felicidad: Hay tarea o No hay tarea”. Marcada la segunda opción. De esto dependía aquel día ser feliz o no serlo. Esto es la sencillez, un camino a la felicidad

¿Oro en una maceta?…

Susa y Ya Saben Quien decidieron renovar algunas plantas del patio. Compraron algunas plantas y descartaron las que ya estaban arruinadas.  Unas viejas macetas fueron desechadas y reemplazadas por otras nuevas.  Así fue que al volcar la tierra de las macetas descartadas, entre los cascotes duros y la tierra polvorienta pareció hallarse algo metálico que apenas brillaba.  La curiosidad natural de las fems llevó a Ya Saben Quien a limpiar un poco con unos golpecitos ese objeto raro que había hallado y entonces fue que notó con mas claridad que ciertamente era de metal, y de metal dorado, y de forma circular, y con unas figuras e inscripciones que no se podían leer… 

Me parece que fue en ese momento cuando pensó en … (Ustedes se imaginan…) … ¡Esto es oro!  Al instante comenzó una afiebrada búsqueda de elementos que pudieran limpiar este círculo maravilloso.  ¡A la mesada de la cocina urgente!  Agua, detergente, polvo Odex, virulana, más agua…  Un poco de Brillametal que no pudo encontrar…  Cuando ya estuvo algo visible, lupa en mano, esperando leer los kilates de la pieza, comenzó a buscar los detalles que dijeran que realmente había encontrado el precioso metal en una antigua maceta.

La investigación duró unos cuantos minutos, colocando el objeto mas a la luz, dándole una y otra vuelta… Hasta que por fin hubo un veredicto. -Es un botón -.  (Pero… ¿Sería de oro?).  Nueva observación, consultas, conversaciones . Una vuelta mas entre los dedos… Se distinguen algunas letras:  “República Argentina”.

Un poco mas de investigación y llegó la desilusión. Se trataba de un antiguo botón de uniforme, tal vez del Ejército Argentino.  No era oro.  No éramos ricos.  De nuevo a regresar a la realidad…

De todas maneras cuando desapareció la fiebre del oro, apareció la curiosidad arqueológica… ¿Cómo llegaría ese botón hasta la maceta?… ¿A quién habría pertenecido?… ¿Desde cuándo estaría  esa tierra en la maceta?… Y comenzó un nuevo interrogante para descubrir; pero esa es otra historia.

Creo que tanto mirar en T.V. el programa “Buscadores de tesoros” nos está haciendo mal.  (¡Jajaj!)

Moraleja : No todo lo que brilla es oro.

La crisis del petróleo 2011

Poco a poco, silenciosamente, se acerca esa crisis que puede dar un cambio a la historia del Siglo XXI, la escasez del petróleo y algún día su ausencia. En las estaciones de servicio (gasolineras) los automovilistas hacen filas para cargar combustible, a veces hasta dos horas, para recibir la dosis que les permitirá circular durante tres días. Hasta hace unos meses no había necesidad de hacer fila; pero hoy esto se va haciendo parte de la rutina.

Siempre me causó mucha curiosidad imaginar que ocurrirá en un mundo sin petróleo…  ¿Se desatarán conflictos tremendos?… ¿Se usarán otras formas de energía y la ausencia de petróleo pasará desapercibida?… ¡Quien sabe lo que llegará a ocurrir en ese momento!  Pero mientras tanto realicé una colección de imágenes que ofrecen una solución momentánea al problema de la crisis petrolera y que muy bien pueden llegar a ser parte de nuestra vida futura .

        

Mi bici y yo

Y un día decidí salir a pedalear…   Me puse el equipo más adecuado que encontré y a rodar, a roda, a rodar…
 
Y así fue que rodando y rodando encontré cosas como estas…  

(Si no puedes ver con claridad debes hacer clik sobre la foto y verás la ampliación ; luego para volver al blog debes hacer clik en la  barra superior de herramientas enatrás“…)

Ya os habréis dado cuenta que el zoom de la cámara no es de los mejores…

 Y ahora un poco de movimiento…
 
 


Anteriores Entradas antiguas

Cuando mudé mi blog de Windows Live a WordPress

Una moto espectacular!!!

Los beneficios de una bicicleta

Minnesota Prairie Roots

Writing and photography by Audrey Kletscher Helbling

The Baseball Sociologist

Not your average baseball fan, not your average sociologist

Dale Majors

Internet Retail, Team Building and Entrepreneurship

Shipshape Solutions

Charting Your Course From Chaos To Order

ELIZABETH ANN JOHNSON-MURPHREE

Confessional Fiction, Free Verse Poetry and Prose, Non-Poetry and Art

yocollector - Romania

amalgam, colectii diverse, colectie insigne, colectie brelocuri, artizanat, magneti frigider, etc...

Jardines sin fronteras

Un blog de José Elías Bonells, solo para profesionales

iSighting

Observations from a visual journey

Cocina con Carmele

Quiero compartir las recetas que me hacen feliz

Up the lauz river

Creativity is like breathing.

campodecuadernos

Andanzas y reflexiones del observador observado

A vista de pájaros

Aves y otra fauna de Rotxapea, Pamplona y algún lugar más...

Elefante Rocoso

Grupo de senderismo para compartir actividades en la Naturaleza

PROYECTO AULLIDOS

en defensa del lobo

AQUILA Naturaleza

Conservación y disfrute respetuoso del medio ambiente, educación ambiental y turismo de naturaleza.

cyclinginthesixthdecade

The how's and whys of my cycling life

Mithai Mumblezz

Thinks and again mumbles!!

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

Salmon Brook Farms

Official Home of Lavinia and Rick Ross