Estrella fugaz

mar

 

Una estrella fugaz no es un cometa,

que regresa al mismo sitio con el tiempo.

Una estrella fugaz no es un planeta

establecido en el espacio eternamente.

Una estrella fugaz es un destello,

un breve relámpago pequeño,

un parpadeo instantáneo de la luz,

una línea única en el cielo

que nunca volverá a reiterarse.

Tan breve, tan brillante, tan veloz

que no da tiempo a retenerla

siquiera en una foto de recuerdo.

Una estrella fugaz, cuando la esperas

durante mucho tiempo a que aparezca,

la ves una sola vez, más no la olvidas,

aunque a su breve resplandor lo haya ocultado

                                                                                   la noche 

en el laberinto misterioso de los tiempos.

 

A Facundo Nazareno, siempre niño,  a través de las nubes y el misterio.

 

Siempre logré mantener aquella promesa que hice a mi mismo hace ya tanto tiempo: No preguntarme acerca de lo que hubiese sido de nuestras vidas si las cosas hubieran sido de otra manera. Pero desde hace algunos días regresas a mi memoria reiteradamente y busqué la pequeña gorra de marinero que una tarde compré para esperarte y para que la usaras en los días de fuerte sol, y la encontré tan nueva, sin uso; y al mismo tiempo tan antigua que al tocarla mi memoria me condujo tantos años atrás. Y me pregunté entonces: ¿Qué hubiese sido de nosotros si hubieras vivido?… ¿Hubiéramos conversado de fútbol y de Vélez?… ¿Hablaríamos de scoutismo, de fogatas, de campamentos, de caminatas?… ¿Jugaríamos naipes por las tardes?… ¿Te gustaría también el helado de limón ?… ¿Quizá con tu presencia mi soledad se sentiría más acompañada?…  ¿Tal vez hubiéramos paseado juntos en bicicleta?…
Tal vez no compartiéramos las mismas cosas… No lo se. Solamente el misterio, el silencio y los años que han pasado.

El Señor fue siempre mi fuente de consuelo. De Dios venimos y a Él regresamos. Amén.

 

 

Anuncios

Blanco cegador – Blinding white

Domino

Tengo una caja de cartón , vieja y algo rota, donde guardo algunas cosas, pequeños  tesoros, algo así como una caja de recuerdos.
Entre varios objetos tengo tres  fichas de un juego de dominó.  Tres fichas no hacen un juego completo; pero mi interés por ellas no es el jugar una partida; sino conservar recuerdos que me hacen mucho bien. Déspués de muchos años las rescaté, las limpié, las fotografié y escribí la historia de ellas. Alguna vez el juego estuvo completo. Ventiocho fichas que se guardaban en una caja de madera de color anaranjada con una tapa deslizable.

Three dominoes. These belonged to my grandfather. These tabs have over a hundred years.
Las fichas son de hueso y madera oscura. (¿Será madera de ébano?…  No lo sé) .  Ambos materiales están unidos por tres remaches de bronce, esto se llama “ojiva”.  Ahora se encuentran bastante dañadas, comprendamos que tuvieron bastante uso. Madera, hueso y bronce, comparadas con las fichas modernas de plástico pueden  considerarse un tesoro que ha sobrevivido al paso del tiempo. Pertenecieron a mi abuelo a quien las cosas le duraban mucho tiempo en buen estado, era muy cuidadoso. Tal vez estas fichas tengan más de cien años.  Recuerdo que jugábamos dominó en familia durante los inviernos y  también  el sonido de las fichas mientras se las hacía girar en la mesa antes de repartir. Hemos pasado muchas horas con mis hermanos jugando dominó a la manera  sencilla de los niños, esto es haciendo coincidir los números hasta terminar las fichas.  Sin embargo hay otras maneras de jugarlo que he aprendido ya siendo mayor. Por ejemplo que la formación capicúa tiene un mayor valor , o el pase corrido o un bloqueo tienen valores diferentes durante una partida.

El dominó es un juego simple: pero tiene una historia con algunos aspectos inciertos que lo hace interesante para quienes Dominoestenemos un espíritu curioso como Sherlock Holmes. El origen del dominó todavía no está claramente establecido. Alguien entiende que su origen fue en China, en un juego parecido al Mahjong.  Aparentemente en  Europa el juego se conoció  hacia el Siglo XIV o más tarde todavía,  debido a los viajeros que iban a Oriente y traían novedades y curiosidades de China  (¡Op, casi como en el Siglo XXI!).  Desde Europa pasó a América en las maletas de los inmigrantes.
En Argentina se juega con el doble seis  (28 fichas);  en los países del Caribe , Cuba, Venezuela, Colombia se juega también con doble nueve (55 fichas) y hasta con doble  doce  (¡91 fichas!).  Se hacen campeonatos internacionales de dominó en lugares donde hay gran cantidad de aficionados.

¿Y el nombre “dominó” de dónde proviene?…  Esa es otra incógnita por resolver. Algunos dicen que su nombre se debe a una capucha de abrigo, blanca y negra , llamada “dominó” que usaban algunos religiosos católicos en el pasado y debido a los colores el juego compartió el mismo nombre.  Otros dan una  explicación más legendaria ,  proponen su origen en la expresión La  espalda de los dominoes. Madera negra.  ¿Será ébano?...     The back of the dominoes. Black wood. It is ebony?...“¡Benedicamus Dómino!”  – Bendigamos al Señor – ,  utilizada por los monjes cuando ganaban una mano para dar gracias a Dios por el favor concedido.  Finalmente hay quienes suponen que el nombre proviene de la expresión del ganador al colocar la última ficha: ¡Dominé!   No se cual será acertada; pero todas son interesantes de investigar.
Las tres fichas que yo conservo son  5/5  ,  1/4  y mi favorito 0/0, la que yo llamo “el blanco cegador”.

Double zero. White-white. It is my favorite tab which I call "The white blinding".

Alguien escribió esto del dominó: “El Dominó es un juego apasionante, es divertido, es retador, es original, cada juego es único, requiere concentración y astucia, malicia e inocencia, suerte y técnica, te da disciplina y te relaja, te hace discreto y fortalece tu inteligencia.”

Actualmente no tengo compañeros de juego por lo que juego partidas online. Mis sitios preferidos son :

http://www.juegos.com/juego/qplay-Domino.html

http://www.clubjuegos.com/multijugador/domino/

Olivos y Jueves Santo ¿Prodigio o un fenómeno natural?…

olivos

Hola, hace un instante  recordé algo y sentí necesidad de escribirlo para que el olvido no lo lleve a la tierra de nunca jamás. ……………………………………………………………………………………………………………………

Ya en vísperas de un Jueves Santo miré un par de ramas de olivo que están en casa desde el pasado Domingo de Ramos y en un  instante – la relación que la memoria  puede hacer entre objetos y recuerdos es asombrosa – recordé un hecho ocurrido hace muchos años, más de 20 años atrás.
Mi padre en cuestiones de fe y creencias era escéptico; pero nunca manifestó oposición a que otros tuvieran y sostuvieran sus creencias.  Aparentemente él fue un niño criado en un ambiente donde la fe no era tema de conversación ni de interés. Hijo de un socialista militante, nadie habría cultivado en la persona del niño interés alguno por estos asuntos de la fe y del alma.
¿Dónde se encontrarán este par de ideas,  de mi padre escéptico y las ramas de olivo?…  Fue en la tarde de un Jueves Santo, pasado el mediodía; mi padre se encontraba en casa de un vecino, quien tenía algunos olivos en su patio.  Había ido a conversar un rato con su amigo, a hacer una visita social digamos.  Cuando de pronto regresó a casa con mucha inquietud  contando lo que escribo aquí.  Contó que mientras estaba en el patio cerca de los olivos, vio que el sol pasaba entre las hojas y dejaba ver las sombras de las hojas en el suelo, lo que es natural y normal.  Lo que no era normal fue que las sombras de las hojas formaban infinitas cruces, como si cada hoja se hubiese ubicado de tal manera que esto podía verse en el suelo. Cruces, cruces, muchas cruces pequeñas, miles de cruces formadas por las sombras de las hojas. Recuerdo bien el estado de inquietud que él tenía.  Sorprendido, atónito,  incapaz de darle una explicación lógica a esto que sus ojos acababan de ver.  Yo escuche la narración de lo que hacía momentos había ocurrido; pero no reaccioné, ni corrí a comprobar la verdad de lo que oía. Sentí cierta manera extraña de temor ante eso, más aun porque esto venía de boca de mi padre que era totalmente incrédulo. Ese fenómeno duró algunos minutos y luego se deshizo, según él mismo lo narró.  Eso pasó y nunca más volvimos a hablar de ese asunto. 
……………………………………………………………………………………………………………………
¿Un fenómeno de la luz y de la sombra?…  ¿Un milagro, un portento, un prodigio?… ¿Una señal?… ¿Una revelación privada?… ¿Quién lo sabe?  Yo no lo se.   ¿Qué consecuencia tuvo esto en el espíritu de mi padre?  Tampoco lo supe jamás.
Han pasado los años y él se fue de viaje hacia la eternidad.  Solamente se decir que el Señor es grande.

Sobre navajas (no navajazos) :)

cortaplumas

Entre los objetos que de alguna manera llegaron a mis manos, no recuerdo como, y que habían sido propiedad de mi abuelo Laureano se encuentra un cortaplumas.  Un antiguo cortaplumas  con cachas de madera oscura.  Me encantan los cortaplumas, creo que algunos son obras de arte en acero. Colecciono fotos de cortaplumas y tengo algunos también.  Mis colección es de cuatro o cinco cortaplumas modernos, sencillos, con mucho plástico, made in China (con esto ustedes se darán cuenta a que me refiero). Pero entre ellos está aquel cortaplumas del abuelo.
Tuve este objeto guardado en alguna caja por mucho tiempo. Tal vez 10 o 15 años, no lo se con seguridad. Hasta que buscando otra cosa, moviendo de lugar algunas cajas lo encontré.  Cuando lo tomé en mi mano llegó a mi memoria la imagen del abuelo cuando usaba esta navaja para atar los sarmientos de las parras después de podarlas. El abuelo fue agricultor  durante toda su vida.  Tenía las manos con muchas marcas, ásperas, nudosas tal vez por su trabajo a la intemperie. Esos trabajos,  los trabajos de la tierra durante el siglo pasado eran trabajos duros donde había que soportar el hielo del invierno, la sequedad del clima desértico y los rayos de sol cayendo a pique durante el verano quemante de San Juan.
Recuerdo con absoluta claridad al abuelo atando los sarmientos uno a uno y anudar con cinta cada sarmiento a la cuadrícula de alambres del parral.  Anudando y cortando, anudando y cortando, durante días y días de trabajo.  Yo lo acompañaba algunas veces, no alcanzaba  la altura para atar; pero debí estar por ahí cerca pues esas imágenes perfectas llevo en la memoria.  En esas imágenes aparece la navaja.  También recuerdo haberlo visto haciendo injertos de durazneros y árboles de damascos  con este cortaplumas.  Esto era una de sus herramientas, algo rústico, nada valioso, solamento un elemento de su trabajo.  Ahora con el paso de los años esto se ha convertido para mi en un gran tesoro. Un tesoro importante que me conecta con mi pasado, con la familia, con los que se fueron a la eternidad, con la niñez cuando nadie tenía prisa para vivir.
El cortaplumas no está en buen estado. Tiene mucho uso. Sus hojas están oxidadas lo mismo que el punzón de sección cuadrada. Tiene algunos remaches de bronce que une las cachas al cuerpo de acero.  Debió tener un sacacorchos en un muñón de acero que encontré en uno de los costados. Tiene inscripciones en una de las hojas, no puedo leerla con claridad, parece decir: Made in Germany. La calidad de los materiales es excelente, pasó de un siglo al otro y estuvo en pleno trabajo durante años y el filo de las hojas  se encuentran muy bien.
Para restaurarlo un poco pensé durante varios días como abordarlo sin causarle mas daño del que ya tiene. Lo primero fue quitarle la herrumbre al acero. Para esto recurrí al efecto quita herrumbre que tendría la Coca-Cola. Abrí las hojas y las dejé reposar en un vaso con Coca-Cola durante dos días…  La herrumbre se ha afojado solo un poco, como si la hubiese sumergido en cualquier otro líquido; pero es interesante ver que forma una superficie oscura y gruesa de manera que es más fácil retirarla. De todos modos lo dejé sumergido una noche más para ver que pasaba.
Algunos días después cuando tuve algún tiempo pasé lija sobre el cortaplumas. Limpié bien las hojas, los remaches y la madera de las cachas.  Cuando hice esto: !Sorpresa! El muelle de la navaja, es decir el la armazón que sostiene las hojas y forma también el lugar donde cada una se recoge, era de bronce, un color dorado precioso. No sabía ni sospechaba que tenía ese detalle. También apliqué un poco de tinta para recuperar el color de la madera y después la barnicé. Quedó muy linda con un aspecto renovado. Ahora la guardo en una repisa que hay en mi dormitorio y cuando algún amigo me ha visitado la he mostrado y le cuento esta misma historia.

Dejo algunas fotos del proceso que realicé, esperando sea de interés para ustedes.
Totalidad de tiempo de trabajo: 4 días aproximadamente.

cortaplumas

cortaplumas

herrumbre

en coca-cola

cotaplumas

restaurada

cortaplumas

– FIN –

Un sombrero panamá

Un sombrero de verano

Esa tarde fui con Susa a hacer unas compras en el centro, hacía calor y obligadamente, como de costumbre, hicimos una parada en la heladería Ercolano. Al salir de ahí mientras caminábamos por Junín y encontramos una vidriera con ropas y otras cosas diversas. Nos detuvimos un poco para mirar y encontré entre todo eso un sombrero que de inmediato trajo a mi memoria la imagen de mi abuelo Laureano con su sombrero de verano.

El sombrero de mi abuelo era intocable. Con eso no se podía jugar y tampoco se podía manosear. Era algo de uso exclusivo y privado de él. Usaba unos sombreros de fibra vegetal, mas o menos del tipo “panamá”, livianos y frescos, con mucha ventilación, ideales para el verano en San Juan con sus 39º C seguros.

Tengo en mi memoria la imagen del querido viejo con su sombrero por las mañanas yendo a “El Refugio” para comer el desayuno con sus amigos. Una sola vez lo acompañé a  uno de esos desayunos. Yo tenía como 10 años de edad, salimos caminando con el viejo y llegamos a “El Refugio”. Pleno verano, mesa y sillas en la vereda, mucha gente que va y viene, y nosostros sentados ahí, mirando pasar el mundo. Un rato después empiezan a llegar sus amigos, otros jubilados como el abuelo. Ahí empieza el desayuno. Alguna empanada, una picada de fiambre, algunas rodajas de matambre arrollado y cerveza. Para mi la cerveza todavía estaba vedada, recibí Fanta naranja.
La charla entre los viejos parecía muy amena y divertida porque la disfrutaban mucho, yo no entendía ni ponía demasiada atención a esa charla paro ellos reían bastante. Mi atención estaba centrada en esto nuevo de las confiterías: el olor del café, el ruido de las botellas, el maní salado en unas bandejitas de lata,  la gente que entra, come , bebe y charla; el andar del mozo, los viajeros que entran a comer algo y siguen; todo eso era completamente nuevo para mi.  Ya cerca del mediodía se terminaba esto del desayuno y de ahí a regresar a casa.

En estos días recordé muchas cosas del viejo. Nació en 1899 en el departamento de 25 de Mayo S.J. Siempre trabajó en la agricultura, desde los 11 años y creo que nunca dejó de trabajar hasta que sus fuerzas se lo permitieron, en mi memoria aparece cuando ya estaba jubilado y cuando su enfermedad del corazón lo llevó al reposo absoluto durante algún tiempo; pero después al recuperarse volvió a seguir su ritmo normal.
Con un carácter genial, de una conversación interesantísima que podía abarcar todos los temas , menos fútbol, lo que nunca le agradó. De una simpatía y amabilidad que se ganaba el afecto de la gente de manera muy rápida. Por donde anduviera encontraba gente que lo reconocía y con quienes se detenía para conversar un poco.

Pasar un rato con él era una oportunidad de aprender de todo un poco: desde sembrar verduras hasta curar un animal enfermo. Recuerdo sus manos totalmente marcadas por grietas que produce el trabajo con la tierra a la intemperie, siempre me llamaron la atención esas manos.
Fue un tipo de un gran sentido del humor; aunque nunca se zafaba con ninguna broma gruesa, al menos en presencia de los niños.
Tenía gestos que resultaban inolvidables como el regalar a mis hermanos y a mi cajones de  40 gaseosas chicas en envases de vidrio para la Navidad y el Año Nuevo. ¡Con eso solamente se convertía en el mayor ídolo viviente!
Mi vida quedó marcada favorablemenrte por haber compartido con él mucho tiempo, y por eso mismo nunca dejo de echarle de menos, aunque yo vaya llegando a los 50.

Me tocó compartir con él los días finales de su vida y debo ser la última cara familiar que vio antes de irse a la eternidad…   😦

El Señor es misericordioso. Q.E.P.D. Amén. Nunca te olvidaré.

Laureano, mi abuelo en su vejez. Laureano en un viaje a Córdoba con un último modelo ¿1920?...  A la izquierda.-

UN SUEÑO

 
                                
Hace algunas noches tuve un sueño.
  No es que soñar sea algo extraordinario, sino que solamente muy pocas veces recuerdo lo que haya soñado.
  Mi dormir, por lo general es como un acto mecánico, como apagar el televisor al acostarme y encenderlo nuevamente cuando suena el reloj de la mañana; entre el dormir y el despertar no recuerdo nada.
  Pero hace algunas noches atrás soñé con mi padre.
  Él se fue a la eternidad hace trece años.
  Fue un sueño tan vivaz, tan real, tan como haberlo visto con mis propios ojos que cuando desperté tenía todavía la sensación de que él estaba por ahí cerca de mí.
  En aquel sueño vi a mi padre todavía siendo joven ; sonriendo, charlando con sus amigos; como cuando tenemos 18 años y todo nos va de maravillas.
  Estaba feliz mi padre y me decía entre risas no sé qué cosas. Con él estaba “el Coco”,su mejor y querido amigo. Parecían apurados preparando algo para un viaje. Subieron a la coupecita que ambos compraron en sociedad durante su juventud y salieron con una algarabía tal como si fueran a una fiesta. 
  Yo,en el sueño,  me quedé solo y un poco disgustado; pues quería que mi padre se quedase conmigo, que no se fuera, que permaneciera en el mundo de los vivientes; pero no fue así. Ellos riendo siempre, se fueron entre el polvo que dejaba la coupecita por el camino de tierra.
  Al despertar tenía esa mezcla rara de sensaciones: nostalgia por su presencia que ya no tengo, alegría por haberlo visto reir tan feliz y consuelo porque de alguna misteriosa manera parece no estar demasiado lejos de mí.
  No creo que mis sueños encierren asuntos extraordinarios. Pero algunas cosas me han quedado dando vueltas en mi cabeza desde ese sueño, sensaciones que no puedo expresar claramente.
  ¿Sabes una cosa?… Lo de la coupecita fue real. Ambos: mi padre y Coco, su gran amigo; compraron ese automóvil ya usado, algo destartalado, cuando fueron jóvenes. La compartieron para sus paseos y para trabajar vendiendo algunas cosas de puerta en puerta, tenían 18 o 20 años.
   Por supuesto que yo nunca vi la coupecita, nací muchos años después.
 
    Una noche Coco iba solo manejando la coupecita y en una curva por accidente se fue a la otra vida.
    Mi padre perdió a su mejor amigo. Luego con el tiempo vendrían nuevos amigos, pero ninguno ocupó el lugar de aquel. Mi padre pocas veces habló de esto, y solamente dijo por ahí algunas palabras sueltas sobre este asunto.  Lo que yo sé de esto fue por mi madre, quien me repitió esta historia varias veces cuando yo se lo pedí.
  En ese sueño los vi felices a los dos, yendo a no se donde, entre risas, en la coupecita.
                
    Gringo-My father     
                         

Los beneficios de una bicicleta

woofobiablog.wordpress.com/

~ Securing the Human-Canine Bond through Ingenuity and Inspiration ~

PelotaCubanaBlog

Una pagina que sigue a nuestros Cubanos en todas las ligas del mundo

Salmon Brook Farms

Official Home of Lavinia and Rick Ross

Hands on Bowie

You know, it's cool for cats.

Dogminancia.com

Proyecto Gara

Thrifty Campers

Nature knows no such barriers

MISAL DIARIO

Palabra de Dios.

Love thy bike

A love of photography, cycling and exploring places on two wheels.

Strathfield Heritage

All about the history and heritage of Strathfield

Memoirs Of A Metro Girl

A London blog by a Londoner

The Amsterdam, NY Blog

A community's history is comprised of stories about the people who've lived there...

Kitchissippi Times

An Ottawa-area community newspaper serving McKellar Park, Highland Park, Hampton Park, Westboro, Westboro Beach, Champlain Park, Civic Hospital, West Wellington, Hintonburg, Tunney’s Pasture, and Mechanicsville

Happiness Between Tails by da-AL

Arts + Cooking + Dancing + Joy + Writing + Tales + Tails

Minnesota Prairie Roots

Writing and photography by Audrey Kletscher Helbling

Dale Majors

Internet Retail, Team Building and Entrepreneurship

Shipshape Solutions

Charting Your Course From Chaos To Order

yocollector-Romania

Logo-colectii diverse, colectie insigne, colectie brelocuri, artizanat,

iSighting

Observations from a visual journey

Cocina con Carmele

Quiero compartir las recetas que me hacen feliz

Up the lauz river

Creativity is just like breathing.

campodecuadernos

Andanzas y reflexiones del observador observado

cyclinginthesixthdecade

The how's and whys of my cycling life

Mithai Mumblezz

Thinks and again mumbles!!

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

brighamstephen

birding and bird photography

LensScaper

Views through a lens - a personal viewpoint

Mama Cormier

.... my journey to a healthy life, making new memories and so much more

Bespoke Traveler

Immersive Tales for the Curious Traveler

Isleños

Esos que deambulan entre orillas

In Fact Edinburgh

Noticias de Edimburgo · Edinburgh news

RoadCycling

Si eres un apasionado del ciclismo y de Castelli Cycling este es tu espacio.

Cycling Dutch Girl

the only certainty is change

Jonathan Fleming's Blog

A Photography Blog

Bonsai Tonight

An educational website about the styling, care and display of bonsai.

Tootlepedal's Blog

A look at life in the borders

NORMA MARTIRI PHOTOGRAPHY

“Sometimes I do get to places just when God’s ready to have somebody click the shutter.” – Ansel Adams

jingsandthings

Welcome to Dorothy Bruce’s take on her world

The World according to Dina

Notes on Seeing, Reading & Writing, Living & Loving in The North

Tylko fotografia

czyli kilka słów i przemyśleń z fotografią w tle

CICLOVIdAS

...disfrutando la vida sobre 2 ruedas