Alguien va al ras del suelo

Saludo a los lectores.

Habitualmente caminaba por el campo para acortar camino, ahorraba varios metros y también algunos minutos para dirigirme de un lugar a otro. Además disfrutaba sentir el terreno bajo los zapatos, no es lo mismo que la dureza del asfalto. Es también, según me parece un contacto más cercano con la naturaleza que me hace mucho bien.  Todo iba bien hasta que por la red social comenzaron a circular las noticias de las serpientes halladas en la zona. (Son fotos obtenidas de la red social)

pic (6)

Esta serpiente fue atrapada por los bomberos

pic (12)

Esta fue atrapada por una mujer cerca de la casa

pic (17)

Serpiente dormida encontrada en el hall de entrada de otra casa

No sé demasiado de serpientes. La gente dice que se trata de serpientes de cascabel, otros de víboras yarará, otros de víboras de la cruz. ¿Quién sabe cuál tiene razón?

Por mi parte comprendí que se trataba de un riesgo verdadero y desde entonces evito caminar por el campo con el pasto crecido. Si el pasto es escaso me atrevo a caminar por allí pero con mucha, mucha atención. Ojos bien abiertos, oídos muy atentos. Uno nunca sabe desde donde puede venir una mordida.

pic (14)

Mi radar y mi sonar encendidos al caminar por el campo ahora.

Tiempo atrás fui mordido por perros, ahora sería una noticia muy mala escribir: – Fui mordido por una serpiente – ¡No, no!  Eso no me debe ocurrir.

     Walter.-

Los muchachos de los ’60

.

Los boletos estaban en mi bolsillo

Cuando los boletos ya estaban en mi bolsillo

Cuando leí en la red social aquella noticia: Un grupo musical de jóvenes presentará un homenaje a Los Beatles en el auditorio, pensé: Ahí estaremos.  Salí a comprar los boletos.
Invité a mi esposa y nuestra amiga Akela Margarita; también regalé una entrada a mi cuñada.
Las canciones fueron bien interpretadas y realmente creo que ellos fueron bien homenajeados. Salimos del auditorio con la música en los oídos: Blackbird, Hey Jude, Help!, Misery y muchos temas más.  (Aunque faltó mi favorito: Penny Lane.)

Caminando de regreso pensé: – ¿Quiénes fueron aquellos muchachos de Liverpool que produjeron el gran empujón a la música pop y superaron todas las fronteras?  Me respondí: – Los jóvenes de los años ’60 eran los niños de los años ’40. Ellos fueron los chicos de la guerra, niños que nacieron en la Segunda Guerra y vivieron los años difíciles de la posguerra. Fueron jóvenes que llegaron en el momento que el mundo quería dejar atrás la locura de las bombas, ofrecieron la música que ayudó a dar vuelta la hoja de un libro que nadie quería volver a ver, y alcanzaron el éxito.

pik.jpg

Foto borrosa- Pido disculpas – No era fácil.

 

Comida china – China food

bud

Comida china es algo nuevo para nuestra familia.  Imagine usted que en extremo sur de América no es frecuente encontrar elementos de la cultura oriental. Aunque existen desde hace algunos años dos restaurantes chinos en la ciudad, no tuvimos interés por visitarlos. Por lo general los alimentos que consumimos son preparados por nosotros mismos en la cocina de nuestra casa.

Hace algunas semanas, por motivos de organización familiar, debimos comprar comida preparada y por casualidad encontramos un nuevo comercio donde venden comida china para llevar. Al ingresar al local con mi hija y mi esposa vimos esa variedad de platos de aspecto tan diferente a nuestra comida habitual. Pulpos, calamares, riñones de ternera, fideos de arroz y muchas cosas más.  Es difícil decidirse ante tantos aromas deliciosos. La comida es elegida por cada comprador y colocada en una bandeja que después pasa por una balanza electrónica y se establece el precio a pagar.

Desde aquella primera vez  nos hicimos clientes frecuentes de la casa de comidas chinas. Intenté dialogar varias veces con alguno de los cocineros; pero ellos no se caracterizan por ser demasiado comunicativos; tal vez la barrera del idioma o una característica de sus costumbres, hablar poco.

Junto a la caja de cobro, una estatua pequeña de Buda Feliz y bien alimentado recibe y despide a los compradores. Por haber leído antes acerca de Feng Shui conozco el interés de los orientales por atraer la buena fortuna de diversas maneras.

好胃口。 一会见。

Oído y radio

r.c.

Algo así, como esta imagen era la radio de mi abuelo. Un cable grueso para darle electricidad y la madera siempre lustrada. Una perilla para encendido y volumen, otra para sintonizar y la tercera, la más extraña, para cambio de onda: onda larga, onda media y onda corta.

Una de las imágenes más frescas que mantengo de mi infancia es la de mi abuelo escuchando radio. Como el niño aprende lo que ve hacer, yo también me hice oyente de radio. Aunque la computadora, el televisor y el teléfono celular ingresaron con tanta fuerza en el espacio de las comunicaciones, la radio tiene para mí aquel encanto de una compañera que no absorbe toda la atención. De tal modo que oyendo radio puedo viajar, dibujar, ordenar la casa, salir a pedalear en bicicleta, en fin, puedo hacer casi todo mientras que  la radio acompaña discretamente. En mi teléfono celular tengo marcadas las estaciones de radios de mi preferencia, disponible según lo que desee oír.

La radio del abuelo tenía siempre un tono grave y yo ponía mis manos sobre el parche de tela dorada que cubría el parlante para sentir la vibración que producían los sonidos. Una de las oportunidades que mi curiosidad se elevaba a una mayor potencia era cuando el abuelo retiraba la radio del lugar habitual, la colocaba sobre la mesa y con un plumero liviano sacudía el polvo que había sobre las válvulas de vidrio que se encendían con una luz anaranjada cuando la radio se ponía a funcionar. Por supuesto la frase obligada era: No toques, no toques nada.

Como siempre me gustó la geografía, mis lecturas del atlas geográfico y mis láminas con banderas eran respaldadas por la audición de radio. Cuando llegaba la noche la perilla más extraña cambiaba a onda corta; entonces se creaba la maravilla de los idiomas desconocidos. Sonidos de voces, supongo,  en japonés, chino, inglés, francés y no sé que otras lenguas salían de esa radio. Mayor placer cuando esas estaciones transmitían en idioma español para oyentes internacionales, ahí se presentaban, según quedaron grabadas en mis oídos y mi memoria: “Radio La Habana, Cuba. Territorio libre en América”, “Radio Nederland, Holanda”, “Radio Moscú Internacional”, “La BBC de Londres”, “Radio Vaticana”, “La Voz de los Estados Unidos de América”, y algunas que tal vez olvidé. Moviendo la perilla para sintonizar de un extremo al otro del dial encontraba distintas emisoras que hablaban en español durante algún tiempo y luego decían cambiar a otra frecuencia y las perdía. Recuerdo también haber escuchado algunas veces esas transmisiones de números sin sentido que me aburrían y después pasaba a otra cosa. Creo que eran las misteriosas radios de repetición numérica.

Durante el día las radio que escuchaba eran las locales: Radio Colón, Radio Sarmiento, y mi favorita Radio Nacional. También: Radio de Cuyo y Radio Nihuil. Muchos años después llegaron las radios en frecuencia modulada FM, que el receptor del abuelo no podía sintonizar. Las radios de FM con mejor calidad de sonido llegaron durante mi adolescencia y entonces escuchaba por las noches mientras realizaba los dibujos de planos para presentar en la escuela secundaria. Recuerdo que una de esas noches, mientras dibujaba planos con tinta negra de las lapiceras Rotring, escuché a las 2 de la madrugada aquella noticia histórica: las tropas argentinas habían desembarcado en las Islas Malvinas.

Radios siempre tuve cerca de mis manos. Mi padre, a quien todos llamaban Gringo, durante muchos años trabajó en electrónica y reparó radios, por supuesto yo anduve entre sus cosas y recuerdo los condensadores, transistores, resistencias, diodos y otros repuestos. Después las radios de bolsillo fueron la gran novedad y eran llevadas a las canchas de fútbol para escuchar las transmisiones de los partidos. También eran llevadas a los lugares de trabajo rural para oír mientras los trabajadores podaban parras, cosechaban aceitunas o sembraban cebollas. La radio siempre una compañera fiel y discreta. Fue la época del transistor y las radios portátiles. Ahora parece tan lejano aquel tiempo, la tecnología corrió muy veloz en los últimos años.

Uno, dos, tres. Probando, probando. ¿Me escuchas?

radioportatil

Solamente juguetes

nic4a

Nico, mi sobrino y ahijado,  estuvo algunos días de visita en casa. Días de frío y viento, invierno en esta latitud, además aquel resfrío no le permitió jugar al aire libre. Entonces funcionó uno de los juegos que a él más le agradan: los naipes.  Tiene una gran simpatía por los naipes.   Aunque reconoce los números no puede jugar ningún juego con reglas conocidas, los  juega a su propia manera. Los agrupa por sus colores, los usa como tobogán para sus autos. Alguna vez funcionan como bloques para construir corrales para los animales de plástico, y ahora  intenta armar castillos de naipes, tarea difícil para quien tiene cinco años solamente. Observa los castillos que yo construyo y él pretende imitar.  Ahora está ahí intentando una y otra vez hasta que logra levantar una serie de naipes como la muralla de un castillo y la alegría del rostro muestra la satisfacción total.
Además de los naipes, Nico tiene otros juguetes que le divierten: el payaso de madera, los cartones con palabras, las figuras para asociar mediante la memorización, los dinosaurios,  y su gran favorito, el Spiderman. (Olvidé mencionar los videojuegos, estamos en el siglo XXI )
Los juguetes son los grandes tesoros de un niño. Recuerdo que yo mismo tenía una forma de veneración por mis juguetes, cada juguete tenía su propio carácter que lo hacía participar de determinada forma en los juegos.
Un niño tiene una percepción minuciosa de sus juguetes. Conoce sus medidas, su aroma, sus colores, sus detalles y por esto establece con los juguetes una forma de amistad muy particular. Con el paso del tiempo estos conocimientos se desvalorizan y finalmente olvidamos todo aquel tesoro de vínculos que nos unían a nuestros juguetes. Como yo acostumbro decir: el tiempo lo lleva todo.
En esta ocasión, veremos algunos de los juguetes preferidos de Nico. Cuando el tiempo haya pasado y, posiblemente, ninguno de los juguetes se encuentre entero y su memoria los haya desterrado al olvido, este post se los traerá nuevamente como recuerdos.

 

 

nic1

nic2

nic3

nic5

Gardel, tango, Legui y caballos

gardel

Carlos Gardel – A 79 años de su partida.

Es increíble como las cosas se asocian.

Irineo Leguizamo era un joven uruguayo que corría caballos en los hipódromos de Buenos Aires hace casi un siglo atrás, en los años 1930, más o menos, y en esa actividad conoció a Carlos Grardel, genio del tango y apasionado por las carreras de caballos.
Gardel y Leguizamo trabaron amistad y así fue que el jockey llegó a correr sobre un caballo de Gardel llamado Lunático en numerosas carreras.

 El jockey alcanzó mayor fama cuando Carlos Gardel interpretó un tango titulado: “Leguizamo solo” en el cual narra una carrera ganada por su amigo. La voz de Gardel suena nítida y vibrante como el trino de un canario y contagia alegría.

 


Del vínculo entre Gardel, los caballos y Leguizamo surgió que una bodega de vinos en San Juan empezó a producir una bebida que llamó Legui, licor argentino.  En la botella hay una figura de caballos de carrera, una carrera de hipódromo. Es un licor tradicional que ha perdurado a través del tiempo.
 Hace muchos años alguien me invitó una copita de licor. Cuando lo probé me gustó el sabor dulce y fuerte. 
 

Hace casi 80 años atrás, Gardel murió en un accidente de aviación en Medellín, Colombia el 24 de junio de 1935. Tenía 44 años de edad.
 Leguizamo vivió hasta los 85 años de edad y falleció en Buenos Aires, Argentina, en 1985.
El tiempo se lleva todo y de aquella amistad ahora solamente queda el Legui y una canción.

DSC01805

 

 

 

Tiempo de vacunas

el tobi

Hace algunos días Tobi visitó al veterinario para recibir su vacuna contra el catarro. Los días de invierno se acercan y  la columna del termómetro amenaza descender, es necesario renovar  la vacuna en los cockers.
En el consultorio del veterinario Tobi se comporta como un niño ingenuo,  curioso y malcriado. Huele todo lo que hay frente a su nariz, hace amistad con la gente que encuentra; pero gruñe a los perros que esperan ser atendidos por el médico.
 Nos quedamos en la sala de espera  hasta que llega el turno de Tobi. Entramos al consultorio,  lo acerco a la camilla, el veterinario le hace algunos mimos y lo examina mientras le dice – Hola loco Tobi . ¿Cómo estás?  Él se deja tocar, huele el estetoscopio, el médico le aplica la vacuna mientras yo le sostengo la cabeza por si acaso se pusiera de mal humor; pero eso no ocurre.  Tobi es dócil y no demuestra dolor frente a la inyección. El médico coloca la estampilla sobre la cartilla de vacunas, imprime el sello y la firma. La parte más dificil ya pasó.
Después de todo eso, elijo un collar nuevo.  Me quedo con uno de color verde flúor que quedará bien sobre el pelaje negro.
Al acercarnos a la puerta de salida se presenta un problema. Un perro ovejero alemán que está suelto en la vereda se acerca a la puerta de vidrio. Tobi desata su bestia interior y ladra desafiante contra el vidrio.  El ovejero levanta las orejas y fija la vista en Tobi a través de la puerta y  responde a los ladridos…  ¡Oh, oh, oh, esto se pone feo!- pienso – parece que pronto va a habrá una pelea en la vereda y yo me veré involucrado en esta pelea animal…  El veterinario sabe lo que ocurrirá,  se adelanta hasta la vereda y ahuyenta al ovejero que sale al trote y desaparece. Tobi sale con su collar y su orgullo canino inflado con actitud de haber espantado al perro ovejero. 
El camino de regreso es alegre. Tobi se mueve con su trotecito apurado y despreocupado, se detiene en todos los troncos de los árboles para “marcar su paso por allí”. Huele la puerta de cada casa  intentando adivinar quiénes habitan en ese lugar. Un poco más allá está la plaza donde lo dejo  suelto durante un rato y retoza a su placer. Es el premio por haber sido un buen perro en el consultorio. Yo conecto el auricular al la radio de mi teléfono y escucho un programa de comentarios deportivos mientras espero que Tobi libere su energía olfateando y trotando en toda la plaza.
Después mi silbido,  Tobi vuelve a la correa  y el mosquetón colocado en el collar indica que llegó la hora del regreso a casa. La próxima vacuna llegará el próximo año y el próximo paseo tal vez mañana.

0o (9)

Perro vacunado

La ola de calor – The heatwave

Fueron algunos días tremendos por el calor. El sol cayendo a plomo sobre nuestras cabezas. El viento del norte trayendo aire seco y más calor todavía. La gente agobiada, sudando a mares de solo caminar por la calle. Gracias a Dios estoy en mis vacaciones, no debo salir a andar por ahí con un clima tan intenso. La arena ardiendo bajo los pies.  Temperatura real: 34° C a la sombra  (92° F) sin acondicionar de aire.

arena

calor
En los momentos de mayor temperatura miro a mis cockers quienes  en el suelo parecen intentar absorber la frescura de las baldosas con todo su cuerpo pegado al piso.
Están ahí por horas. Solamente están, no hacen otra cosa. No se mueven, no piden alimento, no duermen. Están quietos como estatuas. Parecen estar en  meditación o  pensamientos profundos.
Pensé lo que tantas veces he dicho y he escuchado:    ¿Los perros piensan?   ¿Los perros piensan?   •••

tobi

soma

Rally Dakar 2014

Rally Dakar
Nada tan loco como llamar Rally Dakar a la carrera que recorre tres países de Sudamérica.  Dakar es la capital de Senegal, un país de la costa atlántica de África que no se señalar en el mapa con rapidez. Desde el año 2009 esta carrera se realiza en Sudamérica; ya que por diversas razones, por seguridad aparentemente, dejó de realizarse en el norte africano.
Así es que una tarde el Rally pasó por esta ciudad estableciendo el campamento durante una tarde y una noche para continuar con esta alocada aventura a través de los peores caminos que un vehículo con ruedas pueda realizar.
Un domingo sonó mi teléfono y era Sebastián que me invitaba a ver el vivac del Rally en esa tarde. Inmediatamente respondí: – Si, vamos.
Un rato después estábamos en medio de esa multitud de vehículos polvorientos que llegaban y mucha gente que fue a lo mismo que nosotros: mirar, asombrarnos y hacer fotos.
Esto es como recibir una Feria de las Naciones; pero sobre ruedas.  En este lugar no es habitual ver extranjeros. Aquí en el Sur, donde el mapa termina, estamos lejos de los movimientos masivos de personas. Por eso ver gente distinta y escuchar hablar idiomas indescifrables a nuestros oídos es un acontecimiento interesante. En toda América del Sur, excepto Brasil, se habla el español. Podríamos llegar más lejos todavía, viajar en camión desde Argentina hasta México y no necesitar de un traductor. El idioma aquí es el mismo, con algunas modificaciones en cada país.
Pero veamos fotos que a eso fuimos.
Rally Dakar 2014

rally dakar 2014

Bandera alemana - German Flag

Bandera francesa -  French flag

romero font - copia

LKHAMAA NAMCHIN -

urania

Campamento - Vivac

cubiertas

Y además un par de videos que pudimos hacer esa tarde de mucho calor.

Cuero y metal – Leather and metal

Había una vez alguien que tenía un hermoso cinturón de cuero con una fantástica hebilla de bronce puro, gruesa y en forma de círculo.  En la hebilla había una figura de la cabeza de un toro, mejor dicho, el cráneo de un toro con un buen par de cuernos. Era una imagen sencilla pero muy fuerte y expresiva.  El bronce bien pulido daba un resplandor hermoso al sol.  Le gustaba usar el cinturón con los jeans y hacían una pareja muy apropiada.  Lo tuvo dos años y lo regaló a un amigo quien desde hacía tiempo admiraba el cinturón. El regalo fue un gesto de aprecio hacia su amistad.
El tiempo pasó y tenía deseos de hacerse nuevamente de un cinturón así, un cinturón sin plástico y sin delicadezas.  Aunque buscó en distintos lugares por donde anduvo nunca encontraba lo que buscaba.  Los cinturones que hallaba eran coloridos o brillosos, de hilo tejido, de plástico, made in China, demasiado elegantes o demasiado delicados.
Una tarde mientras caminaba por la peatonal de San Juan encontró un artesano que mostraba algunos cinturones mas o menos interesantes y se quedó a curiosear sobre los artículos de cuero que había tendidos sobre una frazada en el suelo. En Argentina las artesanías en cuero son preciosas.  Estuvo mirando objetos hasta que vio una hebilla que le gustó. Era de metal y tenía la imagen de las cabezas de dos caballos y la rodaja de una espuela nazarena. Esa hebilla estaba suelta, no tenía correa. Cuando el artesano notó que el posible comprador tenía interés, se acercó y comenzó a alabar la calidad de los cintos, el grosor del cuero y la buena terminación de las hebillas. (Los vendedores no han cambiado mucho desde el tiempo de los fenicios )  🙂
Entrando en convesaciones acerca del cuero, del bronce que es escaso y caro, los nuevos y los viejos materiales, del antiguo oficio de trabajar el cuero, de cuantos años llevaba fabricando estos artículos, el comprador logró que le colocaran una correa a la hebilla con las cabezas de caballos y también consiguió que le hicieran una rebaja en el precio. Con un corte de cuchillo, unas perforaciones con el sacabocados y la colocación de un remache a martillo el cinturón quedó terminado.

hebilla
Ya tengo mi nuevo cinturón.

Anteriores Entradas antiguas

Cuando mudé mi blog de Windows Live a WordPress

Una moto espectacular!!!

Los beneficios de una bicicleta

Up the lauz river

Rivers know this: there is no hurry. We shall get there some day. ― A.A. Milne

campodecuadernos

Andanzas y reflexiones del observador observado

A vista de pájaros

Aves y otra fauna de Rotxapea, Pamplona y algún lugar más...

Elefante Rocoso

Grupo de senderismo para compartir actividades en la Naturaleza

PROYECTO AULLIDOS

en defensa del lobo

AQUILA Naturaleza

Conservación y disfrute respetuoso del medio ambiente, educación ambiental y turismo de naturaleza.

cyclinginthesixthdecade

The how's and whys of my cycling life

Mithai Mumblezz

Thinks and again mumbles!!

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

Salmon Brook Farms

Official Home of Lavinia and Rick Ross

brighamstephen

birding and bird photography

Adventures in Kevin's World

Misadventures in cool places

Colorfish on the Road

Irgendwo in Südamerika

LensScaper

Views through a lens - a personal viewpoint

Mama Cormier

.... my journey to a healthy life, making new memories and so much more

Sophie's Foodie Files

Mostly healthy tasty colorful cooking & gardening with Sophie's twist!

Bespoke Traveler

Immersive Tales for the Curious Traveler

Such Small Hands

Searching for Purpose and Finding Grace

Isleños

Esos que deambulan entre orillas

Experiencias entre Rayos y Grillos

Qué es lo que pasa cuando un pie sube y el otro baja, sin tocar el piso más que con dos ruedas...

In Fact Edinburgh

Noticias de Edimburgo · Edinburgh news