Era el color

ed1
La pequeña mesa era un regalo de un amigo de la familia, Juan Carlos, el maestro, a quien llamamos  El Viejo. Fue un regalo para mi hija, eso pasó hace diez años.  La mesa cumplió varias funciones en la casa. Estuvo en un lugar y en otro,  buscando la mejor utilidad que podíamos darle, aunque siempre con el inconveniente del tamaño; demasiado grande para algunas cosas y demasiado pequeña para otras. Durante los diez años mantuvo siempre en color natural, madera de pino.   Siempre con un destino indefinido. Pero a todo le llega el momento de gloria.
Un día pasé frente a una heladería con las paredes pintadas a rayas de colores y fue entonces que llegó la idea de pintar la mesa con los colores de la heladería.
Mezclar colores para encontrar el tono que necesito parecía fácil; pero no lo es. Rojo, azul, marrón y alguno más que olvidé. Agregar más de un color, o del otro, ensayar y equivocarse una y otra vez.  Hasta que llegué a un color que me gustó, no era justamente lo que yo pretendía pero estaba ahí ese color similar al de la remolacha. Entonces dije: basta, este es el color. Luego fue agregar el violeta, hoy de moda;  y por supuesto el blanco que da equilibrio y buen marco a todo.  Luego fue pintar y esperar el tiempo de secado.
Cuando mi trabajo fue presentado, satisfacción por la tarea terminada, vi que fue aprobado por la destinataria, entonces la satisfacción fue completa.  Desde ese día la mesa tiene su lugar definitivo.

Anuncios

Madera – Wood

La madera es un material que me encanta. Toda la naturaleza metida de manera misteriosa en un material. En la madera está guardada la historia del árbol que fue:  el viento que lo agitó, la lluvia que lo regó y el sol que cada día cayó sobre él.
Encontré un trozo precioso de madera que fue parte de un fratacho de albañil. Por eso así es que estaba bien pulida por el uso;  y también muy suave, tal vez por la cal y el agua que tocaría muchas veces. 
La limpié y la guardé entre unos libros hasta que le encontrara su utilidad.
Pasó el tiempo.
……………………………………………………………………………………………………….

El número de mi puerta se había destruido hacía algunas semanas; por esto el cartero entregaba la correspondencia equivocada y los taxi no llegaban a la dirección que le indicábamos. Estabamos sin identificación. Estábamos fuera del sistema de estos servicios, todo por un número que faltaba en la puerta.
Y aquí encontró su lugar la madera que encontré. Pensé pintarle los números y nada más; pero cuando la miré con mayor atención vi entre las vetas algunas insinuaciones de figuras y me dejé llevar por ellas.  Algunas manchas imitaban el cuerpo de un pájaro y otras parecían las ramas de un árbol. Y así se hizo. El pájaro intenté que se pareciera a un ” hornero “, nuestra ave nacional. Y el árbol fue un árbol cualquiera.  Después llegó el turno de los colores y del barniz.
Ahora estamos otra vez en el sistema. Tenemos número de puerta.

2

4

3

5

hornero

Desde la chatarra a mi patio – Reciclado / From scrap to my patio- Recycling.

pupitreDebió haber sido originalmente algo parecido a este banco de la foto. Un viejo pupitre escolar.  

Cuando mi amigo Sergio me lo regaló era solamente un conjunto de hierros separados y algunas maderas que él había rescatado de entre un montón de objetos  que salían para la chatarrería.  Le llamaron la atención y los tomó, los limpió un poco y los cargó en el baúl del auto.  Al pasar por mi casa se detuvo y me los entregó par ver si yo conseguía hacer con esto algo útil.  Los recibí y me gustó el material con que estaba hecho. Hierro de verdad, firme y pesado. El material unido con remaches de hierro y muy poca soldadura.  La soldadura eléctrica no era bien vista por los herreros de entonces. También me llamó la atención la bisagra que permitía plegar el asiento sobre el respaldo, era un detalle divertido. Los guardé en un rincón del galpón y varias veces lo miré imaginando qué hacer con esto; pero no me decidía.

Tal vez este pupitre se usó a principios del siglo pasado. Era un mueble compartido, asiento por quién se sentaba adelante y también era la mesa de quien estaba detrás, una manera muy curiosa y también incómoda de organizar el mobiliario de un aula.

Como ya dije, pasó bastante tiempo en depósito mientras las ideas sobre cómo darle el mejor uso daban vueltas en mi cabeza. Me olvidaba de esto y unos días después regresaban las ideas y las modificaciones que convenían hacer; es así como funciona mi pensamiento.  Hasta que un día decidí reciclarlo como asiento para mi patio.  Fueron varias tareas que debí realizar, todo por ensayo y error, pues no tengo mucha experiencia con los hierros. Dibujar, limpiar, quitar la pintura antigua, medir, cortar, volver a medir, cortar otra vez, presentarlo y corregirlo antes de soldar. Injerté hierros de construcción para reforzarlo y partes de bisagras para darle inclinación al asiento. Las maderas que utilicé son duras y resistentes a la intemperie, fueron de una cama que alguna vez tuve. Solamente en el respaldo agregué una madera que compré en el aserradero. Después llegaron los tornillos y la pintura de color verde inglés, mi color favorito. Debí corregir varias cosas antes de que quedara bien. Ahora está en el patio. Algunas noches de verano me acuesto sobre el asiento a mirar las estrellas intentando identificar alguna constelación o sintonizo una estación de radio que me guste y puedo pasar largo rato escuchando música o algún programa interesante.
Nada como disfrutar el trabajo de las propias manos. 🙂

Algunas fotos de esto:

perspectiva

bisagra

pie

arco

cuadrilátero

Asiento

FIN

Algo de verdor en mi patio

Esto empezó en mayo del año pasado.  El piso de hormigón de mi patio estaba bastante deteriorado, daba pena mirarlo.  Realmente estaba tan feo y gris, tan desparejo que algo en mi cabeza dijo: – A esto le falta algo de verdor. Algo que tenga vida…  Algo que haga descansar la mirada entre tanta dureza.
Busqué algunas herramientas que tengo guardadas por ahí y en las horas libres comencé a realizar mi futuro espacio verde.
Primero debí romper y sacar el hormigón deteriorado a fuerza de martillo y  cortafierro (cold chisel). Durante unas horas de la tarde en varios días estuve rompiendo esto hasta que no dejé vestigios de hormigón.

Comienzo de todo

Rompiendo el hormigón a fuerza de martillo

¿Esto qué cosa es? ¡Ah, cierto! Es el caño que trae el agua. No romper, no romper, no romper…

Un caño de agua

  Uno no imagina lo que hay debajo de nuestros pies.  Al sacar el homigón removí la tierra  para limpiarla de todo lo que no sirviera a mi espacio verde y ahí comenzaron a aparecer cosas: piedras, latas, hierros, bolsas de plástico, vidrios, envases, lápices, baldosas y muchas cosas más.  Esto me recordó al tiempo cuando comencé a hacer la casa, hace unos 18 años atrás y debí cavar para hacer los cimientos, en ese entonces desenterré cosas de toda clase, de toda clase, en serio.

La tierra

lo que uno puede hallar

Lo que hallé enterrado ahí

la raíz

Hasta di con esta raíz. no se desde donde venía ni hacia donde iba, tampoco de que árbol salió.. Ahí está. 

Bueno, ya la tierra está lista para sembrar.

tierra limpia y nivelada

Esto que ves aquí son semillas de césped. En realidad parece cualquier otra cosa; pero eso es.  Entonces las semillas se colocaron ahí.

semillas de césped

  Los gorriones no perdonan nada y fue necesario poner estos banderines de colores para ahuyentarlos.  Ahora a regar y esperar, esperar, esperar…

recién sembrado

¿Algo asoma entre el suelo todavía pedregoso?Comenzó a crecer el césped

Un poco mas crecido

miren esto

ve mejor

&&&&&&&&&&&  oooooo  &&&&&&&&&&

Ya estábamos en diciembre. El césped creció bien.  en realidad le dio mucha vida al patio. Ahora puedo poner los ojos ahí y hacerlos descansar.  🙂

verde al fin

–  FIN  –

Sobre navajas (no navajazos) :)

cortaplumas

Entre los objetos que de alguna manera llegaron a mis manos, no recuerdo como, y que habían sido propiedad de mi abuelo Laureano se encuentra un cortaplumas.  Un antiguo cortaplumas  con cachas de madera oscura.  Me encantan los cortaplumas, creo que algunos son obras de arte en acero. Colecciono fotos de cortaplumas y tengo algunos también.  Mis colección es de cuatro o cinco cortaplumas modernos, sencillos, con mucho plástico, made in China (con esto ustedes se darán cuenta a que me refiero). Pero entre ellos está aquel cortaplumas del abuelo.
Tuve este objeto guardado en alguna caja por mucho tiempo. Tal vez 10 o 15 años, no lo se con seguridad. Hasta que buscando otra cosa, moviendo de lugar algunas cajas lo encontré.  Cuando lo tomé en mi mano llegó a mi memoria la imagen del abuelo cuando usaba esta navaja para atar los sarmientos de las parras después de podarlas. El abuelo fue agricultor  durante toda su vida.  Tenía las manos con muchas marcas, ásperas, nudosas tal vez por su trabajo a la intemperie. Esos trabajos,  los trabajos de la tierra durante el siglo pasado eran trabajos duros donde había que soportar el hielo del invierno, la sequedad del clima desértico y los rayos de sol cayendo a pique durante el verano quemante de San Juan.
Recuerdo con absoluta claridad al abuelo atando los sarmientos uno a uno y anudar con cinta cada sarmiento a la cuadrícula de alambres del parral.  Anudando y cortando, anudando y cortando, durante días y días de trabajo.  Yo lo acompañaba algunas veces, no alcanzaba  la altura para atar; pero debí estar por ahí cerca pues esas imágenes perfectas llevo en la memoria.  En esas imágenes aparece la navaja.  También recuerdo haberlo visto haciendo injertos de durazneros y árboles de damascos  con este cortaplumas.  Esto era una de sus herramientas, algo rústico, nada valioso, solamento un elemento de su trabajo.  Ahora con el paso de los años esto se ha convertido para mi en un gran tesoro. Un tesoro importante que me conecta con mi pasado, con la familia, con los que se fueron a la eternidad, con la niñez cuando nadie tenía prisa para vivir.
El cortaplumas no está en buen estado. Tiene mucho uso. Sus hojas están oxidadas lo mismo que el punzón de sección cuadrada. Tiene algunos remaches de bronce que une las cachas al cuerpo de acero.  Debió tener un sacacorchos en un muñón de acero que encontré en uno de los costados. Tiene inscripciones en una de las hojas, no puedo leerla con claridad, parece decir: Made in Germany. La calidad de los materiales es excelente, pasó de un siglo al otro y estuvo en pleno trabajo durante años y el filo de las hojas  se encuentran muy bien.
Para restaurarlo un poco pensé durante varios días como abordarlo sin causarle mas daño del que ya tiene. Lo primero fue quitarle la herrumbre al acero. Para esto recurrí al efecto quita herrumbre que tendría la Coca-Cola. Abrí las hojas y las dejé reposar en un vaso con Coca-Cola durante dos días…  La herrumbre se ha afojado solo un poco, como si la hubiese sumergido en cualquier otro líquido; pero es interesante ver que forma una superficie oscura y gruesa de manera que es más fácil retirarla. De todos modos lo dejé sumergido una noche más para ver que pasaba.
Algunos días después cuando tuve algún tiempo pasé lija sobre el cortaplumas. Limpié bien las hojas, los remaches y la madera de las cachas.  Cuando hice esto: !Sorpresa! El muelle de la navaja, es decir el la armazón que sostiene las hojas y forma también el lugar donde cada una se recoge, era de bronce, un color dorado precioso. No sabía ni sospechaba que tenía ese detalle. También apliqué un poco de tinta para recuperar el color de la madera y después la barnicé. Quedó muy linda con un aspecto renovado. Ahora la guardo en una repisa que hay en mi dormitorio y cuando algún amigo me ha visitado la he mostrado y le cuento esta misma historia.

Dejo algunas fotos del proceso que realicé, esperando sea de interés para ustedes.
Totalidad de tiempo de trabajo: 4 días aproximadamente.

cortaplumas

cortaplumas

herrumbre

en coca-cola

cotaplumas

restaurada

cortaplumas

– FIN –

Los beneficios de una bicicleta

Salmon Brook Farms

Official Home of Lavinia and Rick Ross

Hands on Bowie

You know, it's cool for cats.

Dogminancia.com

Proyecto Gara

Thrifty Campers

Nature knows no such barriers

MISAL DIARIO

Palabra de Dios.

Love thy bike

A love of photography, cycling and exploring places on two wheels.

Strathfield Heritage

All about the history and heritage of Strathfield

Memoirs Of A Metro Girl

A London blog by a Londoner

The Amsterdam, NY Blog

A community's history is comprised of stories about the people who've lived there...

Kitchissippi Times

An Ottawa-area community newspaper serving McKellar Park, Highland Park, Hampton Park, Westboro, Westboro Beach, Champlain Park, Civic Hospital, West Wellington, Hintonburg, Tunney’s Pasture, and Mechanicsville

Happiness Between Tails by da-AL

Arts + Cooking + Dancing + Joy + Writing + Tales + Tails

Minnesota Prairie Roots

Writing and photography by Audrey Kletscher Helbling

Dale Majors

Internet Retail, Team Building and Entrepreneurship

Shipshape Solutions

Charting Your Course From Chaos To Order

yocollector - Romania

Logo-colectii diverse, colectie insigne, colectie brelocuri, artizanat,

iSighting

Observations from a visual journey

Cocina con Carmele

Quiero compartir las recetas que me hacen feliz

Up the lauz river

Creativity is just like breathing.

campodecuadernos

Andanzas y reflexiones del observador observado

cyclinginthesixthdecade

The how's and whys of my cycling life

Mithai Mumblezz

Thinks and again mumbles!!

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

brighamstephen

birding and bird photography

LensScaper

Views through a lens - a personal viewpoint

Mama Cormier

.... my journey to a healthy life, making new memories and so much more

Bespoke Traveler

Immersive Tales for the Curious Traveler

Isleños

Esos que deambulan entre orillas

In Fact Edinburgh

Noticias de Edimburgo · Edinburgh news

CyclingRoad

Si eres un apasionado del ciclismo y de Castelli Cycling este es tu espacio.

Cycling Dutch Girl

the only certainty is change

Jonathan Fleming's Blog

A Photography Blog

Bonsai Tonight

An educational website about the styling, care and display of bonsai.

Tootlepedal's Blog

A look at life in the borders

NORMA MARTIRI PHOTOGRAPHY

“Sometimes I do get to places just when God’s ready to have somebody click the shutter.” – Ansel Adams

jingsandthings

Welcome to Dorothy Bruce’s take on her world

The World according to Dina

Notes on Seeing, Reading & Writing, Living & Loving in The North

Tylko fotografia

czyli kilka słów i przemyśleń z fotografią w tle

CICLOVIdAS

...disfrutando la vida sobre 2 ruedas