La ola de calor – The heatwave

Fueron algunos días tremendos por el calor. El sol cayendo a plomo sobre nuestras cabezas. El viento del norte trayendo aire seco y más calor todavía. La gente agobiada, sudando a mares de solo caminar por la calle. Gracias a Dios estoy en mis vacaciones, no debo salir a andar por ahí con un clima tan intenso. La arena ardiendo bajo los pies.  Temperatura real: 34° C a la sombra  (92° F) sin acondicionar de aire.

arena

calor
En los momentos de mayor temperatura miro a mis cockers quienes  en el suelo parecen intentar absorber la frescura de las baldosas con todo su cuerpo pegado al piso.
Están ahí por horas. Solamente están, no hacen otra cosa. No se mueven, no piden alimento, no duermen. Están quietos como estatuas. Parecen estar en  meditación o  pensamientos profundos.
Pensé lo que tantas veces he dicho y he escuchado:    ¿Los perros piensan?   ¿Los perros piensan?   •••

tobi

soma

Anuncios

Cuero y metal – Leather and metal

Había una vez alguien que tenía un hermoso cinturón de cuero con una fantástica hebilla de bronce puro, gruesa y en forma de círculo.  En la hebilla había una figura de la cabeza de un toro, mejor dicho, el cráneo de un toro con un buen par de cuernos. Era una imagen sencilla pero muy fuerte y expresiva.  El bronce bien pulido daba un resplandor hermoso al sol.  Le gustaba usar el cinturón con los jeans y hacían una pareja muy apropiada.  Lo tuvo dos años y lo regaló a un amigo quien desde hacía tiempo admiraba el cinturón. El regalo fue un gesto de aprecio hacia su amistad.
El tiempo pasó y tenía deseos de hacerse nuevamente de un cinturón así, un cinturón sin plástico y sin delicadezas.  Aunque buscó en distintos lugares por donde anduvo nunca encontraba lo que buscaba.  Los cinturones que hallaba eran coloridos o brillosos, de hilo tejido, de plástico, made in China, demasiado elegantes o demasiado delicados.
Una tarde mientras caminaba por la peatonal de San Juan encontró un artesano que mostraba algunos cinturones mas o menos interesantes y se quedó a curiosear sobre los artículos de cuero que había tendidos sobre una frazada en el suelo. En Argentina las artesanías en cuero son preciosas.  Estuvo mirando objetos hasta que vio una hebilla que le gustó. Era de metal y tenía la imagen de las cabezas de dos caballos y la rodaja de una espuela nazarena. Esa hebilla estaba suelta, no tenía correa. Cuando el artesano notó que el posible comprador tenía interés, se acercó y comenzó a alabar la calidad de los cintos, el grosor del cuero y la buena terminación de las hebillas. (Los vendedores no han cambiado mucho desde el tiempo de los fenicios )  🙂
Entrando en convesaciones acerca del cuero, del bronce que es escaso y caro, los nuevos y los viejos materiales, del antiguo oficio de trabajar el cuero, de cuantos años llevaba fabricando estos artículos, el comprador logró que le colocaran una correa a la hebilla con las cabezas de caballos y también consiguió que le hicieran una rebaja en el precio. Con un corte de cuchillo, unas perforaciones con el sacabocados y la colocación de un remache a martillo el cinturón quedó terminado.

hebilla
Ya tengo mi nuevo cinturón.

Hoy encontré esto en mi escritorio de WordPress – Today I found this on my desk for WordPress

anniversary-2x

 

Se registró en WordPress.com hace 3 años!

Gracias por volar con nosotros. Sigan con el buen blogging!

Tres años han pasado desde que decidí publicar en WordPress.
He logrado exponer mis cosas, ideas, pensamientos, historias, sentimientos, recuerdos, proyectos.  También he logrado  contactar a otros bloggers de lugares tan lejanos como Finlandia, España, Noruega, Australia, Reino Unido  varios más.
Ver el mundo con los ojos de otras personas como yo ha sido una experiencia muy interesante y enriquecedora.
Gracias WordPress por este espacio.

 

You registered on WordPress.com 3 years ago!

Thanks for flying with us. Keep up the good blogging!

Three years have passed since I decided to post on WordPress.
I have managed to expose my things, ideas, thoughts, stories, feelings, memories, projects. I have also made ​​contact with other bloggers from as far away as Finland, Spain, Norway, Australia, United Kingdom several others.
See the world through the eyes of other people like me has been a very interesting and enriching.
Thanks WordPress for this space.

Olivos y Jueves Santo ¿Prodigio o un fenómeno natural?…

olivos

Hola, hace un instante  recordé algo y sentí necesidad de escribirlo para que el olvido no lo lleve a la tierra de nunca jamás. ……………………………………………………………………………………………………………………

Ya en vísperas de un Jueves Santo miré un par de ramas de olivo que están en casa desde el pasado Domingo de Ramos y en un  instante – la relación que la memoria  puede hacer entre objetos y recuerdos es asombrosa – recordé un hecho ocurrido hace muchos años, más de 20 años atrás.
Mi padre en cuestiones de fe y creencias era escéptico; pero nunca manifestó oposición a que otros tuvieran y sostuvieran sus creencias.  Aparentemente él fue un niño criado en un ambiente donde la fe no era tema de conversación ni de interés. Hijo de un socialista militante, nadie habría cultivado en la persona del niño interés alguno por estos asuntos de la fe y del alma.
¿Dónde se encontrarán este par de ideas,  de mi padre escéptico y las ramas de olivo?…  Fue en la tarde de un Jueves Santo, pasado el mediodía; mi padre se encontraba en casa de un vecino, quien tenía algunos olivos en su patio.  Había ido a conversar un rato con su amigo, a hacer una visita social digamos.  Cuando de pronto regresó a casa con mucha inquietud  contando lo que escribo aquí.  Contó que mientras estaba en el patio cerca de los olivos, vio que el sol pasaba entre las hojas y dejaba ver las sombras de las hojas en el suelo, lo que es natural y normal.  Lo que no era normal fue que las sombras de las hojas formaban infinitas cruces, como si cada hoja se hubiese ubicado de tal manera que esto podía verse en el suelo. Cruces, cruces, muchas cruces pequeñas, miles de cruces formadas por las sombras de las hojas. Recuerdo bien el estado de inquietud que él tenía.  Sorprendido, atónito,  incapaz de darle una explicación lógica a esto que sus ojos acababan de ver.  Yo escuche la narración de lo que hacía momentos había ocurrido; pero no reaccioné, ni corrí a comprobar la verdad de lo que oía. Sentí cierta manera extraña de temor ante eso, más aun porque esto venía de boca de mi padre que era totalmente incrédulo. Ese fenómeno duró algunos minutos y luego se deshizo, según él mismo lo narró.  Eso pasó y nunca más volvimos a hablar de ese asunto. 
……………………………………………………………………………………………………………………
¿Un fenómeno de la luz y de la sombra?…  ¿Un milagro, un portento, un prodigio?… ¿Una señal?… ¿Una revelación privada?… ¿Quién lo sabe?  Yo no lo se.   ¿Qué consecuencia tuvo esto en el espíritu de mi padre?  Tampoco lo supe jamás.
Han pasado los años y él se fue de viaje hacia la eternidad.  Solamente se decir que el Señor es grande.

Algo de verdor en mi patio

Esto empezó en mayo del año pasado.  El piso de hormigón de mi patio estaba bastante deteriorado, daba pena mirarlo.  Realmente estaba tan feo y gris, tan desparejo que algo en mi cabeza dijo: – A esto le falta algo de verdor. Algo que tenga vida…  Algo que haga descansar la mirada entre tanta dureza.
Busqué algunas herramientas que tengo guardadas por ahí y en las horas libres comencé a realizar mi futuro espacio verde.
Primero debí romper y sacar el hormigón deteriorado a fuerza de martillo y  cortafierro (cold chisel). Durante unas horas de la tarde en varios días estuve rompiendo esto hasta que no dejé vestigios de hormigón.

Comienzo de todo

Rompiendo el hormigón a fuerza de martillo

¿Esto qué cosa es? ¡Ah, cierto! Es el caño que trae el agua. No romper, no romper, no romper…

Un caño de agua

  Uno no imagina lo que hay debajo de nuestros pies.  Al sacar el homigón removí la tierra  para limpiarla de todo lo que no sirviera a mi espacio verde y ahí comenzaron a aparecer cosas: piedras, latas, hierros, bolsas de plástico, vidrios, envases, lápices, baldosas y muchas cosas más.  Esto me recordó al tiempo cuando comencé a hacer la casa, hace unos 18 años atrás y debí cavar para hacer los cimientos, en ese entonces desenterré cosas de toda clase, de toda clase, en serio.

La tierra

lo que uno puede hallar

Lo que hallé enterrado ahí

la raíz

Hasta di con esta raíz. no se desde donde venía ni hacia donde iba, tampoco de que árbol salió.. Ahí está. 

Bueno, ya la tierra está lista para sembrar.

tierra limpia y nivelada

Esto que ves aquí son semillas de césped. En realidad parece cualquier otra cosa; pero eso es.  Entonces las semillas se colocaron ahí.

semillas de césped

  Los gorriones no perdonan nada y fue necesario poner estos banderines de colores para ahuyentarlos.  Ahora a regar y esperar, esperar, esperar…

recién sembrado

¿Algo asoma entre el suelo todavía pedregoso?Comenzó a crecer el césped

Un poco mas crecido

miren esto

ve mejor

&&&&&&&&&&&  oooooo  &&&&&&&&&&

Ya estábamos en diciembre. El césped creció bien.  en realidad le dio mucha vida al patio. Ahora puedo poner los ojos ahí y hacerlos descansar.  🙂

verde al fin

–  FIN  –

Sobre navajas (no navajazos) :)

cortaplumas

Entre los objetos que de alguna manera llegaron a mis manos, no recuerdo como, y que habían sido propiedad de mi abuelo Laureano se encuentra un cortaplumas.  Un antiguo cortaplumas  con cachas de madera oscura.  Me encantan los cortaplumas, creo que algunos son obras de arte en acero. Colecciono fotos de cortaplumas y tengo algunos también.  Mis colección es de cuatro o cinco cortaplumas modernos, sencillos, con mucho plástico, made in China (con esto ustedes se darán cuenta a que me refiero). Pero entre ellos está aquel cortaplumas del abuelo.
Tuve este objeto guardado en alguna caja por mucho tiempo. Tal vez 10 o 15 años, no lo se con seguridad. Hasta que buscando otra cosa, moviendo de lugar algunas cajas lo encontré.  Cuando lo tomé en mi mano llegó a mi memoria la imagen del abuelo cuando usaba esta navaja para atar los sarmientos de las parras después de podarlas. El abuelo fue agricultor  durante toda su vida.  Tenía las manos con muchas marcas, ásperas, nudosas tal vez por su trabajo a la intemperie. Esos trabajos,  los trabajos de la tierra durante el siglo pasado eran trabajos duros donde había que soportar el hielo del invierno, la sequedad del clima desértico y los rayos de sol cayendo a pique durante el verano quemante de San Juan.
Recuerdo con absoluta claridad al abuelo atando los sarmientos uno a uno y anudar con cinta cada sarmiento a la cuadrícula de alambres del parral.  Anudando y cortando, anudando y cortando, durante días y días de trabajo.  Yo lo acompañaba algunas veces, no alcanzaba  la altura para atar; pero debí estar por ahí cerca pues esas imágenes perfectas llevo en la memoria.  En esas imágenes aparece la navaja.  También recuerdo haberlo visto haciendo injertos de durazneros y árboles de damascos  con este cortaplumas.  Esto era una de sus herramientas, algo rústico, nada valioso, solamento un elemento de su trabajo.  Ahora con el paso de los años esto se ha convertido para mi en un gran tesoro. Un tesoro importante que me conecta con mi pasado, con la familia, con los que se fueron a la eternidad, con la niñez cuando nadie tenía prisa para vivir.
El cortaplumas no está en buen estado. Tiene mucho uso. Sus hojas están oxidadas lo mismo que el punzón de sección cuadrada. Tiene algunos remaches de bronce que une las cachas al cuerpo de acero.  Debió tener un sacacorchos en un muñón de acero que encontré en uno de los costados. Tiene inscripciones en una de las hojas, no puedo leerla con claridad, parece decir: Made in Germany. La calidad de los materiales es excelente, pasó de un siglo al otro y estuvo en pleno trabajo durante años y el filo de las hojas  se encuentran muy bien.
Para restaurarlo un poco pensé durante varios días como abordarlo sin causarle mas daño del que ya tiene. Lo primero fue quitarle la herrumbre al acero. Para esto recurrí al efecto quita herrumbre que tendría la Coca-Cola. Abrí las hojas y las dejé reposar en un vaso con Coca-Cola durante dos días…  La herrumbre se ha afojado solo un poco, como si la hubiese sumergido en cualquier otro líquido; pero es interesante ver que forma una superficie oscura y gruesa de manera que es más fácil retirarla. De todos modos lo dejé sumergido una noche más para ver que pasaba.
Algunos días después cuando tuve algún tiempo pasé lija sobre el cortaplumas. Limpié bien las hojas, los remaches y la madera de las cachas.  Cuando hice esto: !Sorpresa! El muelle de la navaja, es decir el la armazón que sostiene las hojas y forma también el lugar donde cada una se recoge, era de bronce, un color dorado precioso. No sabía ni sospechaba que tenía ese detalle. También apliqué un poco de tinta para recuperar el color de la madera y después la barnicé. Quedó muy linda con un aspecto renovado. Ahora la guardo en una repisa que hay en mi dormitorio y cuando algún amigo me ha visitado la he mostrado y le cuento esta misma historia.

Dejo algunas fotos del proceso que realicé, esperando sea de interés para ustedes.
Totalidad de tiempo de trabajo: 4 días aproximadamente.

cortaplumas

cortaplumas

herrumbre

en coca-cola

cotaplumas

restaurada

cortaplumas

– FIN –

Los textiles

herramientas1

Lo que voy a escribir es cierto.  Esto surgió con la necesidad de tener un delantal para nuestra cocina. Conversando acerca de este asunto con Su’,  una idea trajo otra idea y pensamos  iniciar un proyecto textil para confeccionar delantales y venderlos como regalos para el día de las madres y de esta manera obtener un plus de dinero.  Decidimos probar suerte y avanzamos.
Así empezó el proyecto, mirando telas y comparando diseños y calidades.  Investigando los precios de delantales en los comercios, dibujando lo que podíamos hacer. Un poco después pensamos agregar manteles individuales. El proyecto fue tomando cuerpo y de pronto se hizo realidad. Compramos los materiales y nos pusimos a trabajar.  Distribuimos las telas  para establecer las combinaciones y los motivos tales cuales los habíamos pensado; pero al tener los géneros en la mesa surgieron nuevos motivos que agregamos a la lista de  diseño. Ya todo estaba marchando, esto se había convertido en un pequeño emprendimiento familiar.
Tuve que aprender rápido sobre telas, hilos, formas de cortar, derechos y reveses, etc., etc., etc.  Nunca pensé que lo textil tuviera tantos detalles. Su’ sabe bastante de esto y yo hacía de ayudante y aprendiz. “Ya saben quien” también ponía sus manos en esto en todo lo que podía.

Pasó una tarde y una noche de trabajo, la producción no se veía.  Hacíamos esta tarea después de terminar nuestras obligaciones habituales. Segunda tarde  y noche de trabajo, la producción tadavía no se notaba. Así fue que ingresamos en un espiral de trabajo a contrarreloj, debíamos terminar antes que llegara el día de las madres o  quedaríamos con los delantales sin verder. Comenzábamos a las 19 horas y concluíamos la jornada a las 3 de la madrugada, yo debía despertarme antes de las 6 para ir a mi trabajo. Empezaron a verse algunos primeros delantales y eso nos animó bastante.

Las horas entre las tijeras, las agujas, los moldes, la trincheta y la máquina de coser se hacían eternas. Deteníamos un rato para tomar algunos mates y continuábamos el trabajo mientras escuchábamos radio. Una noche la máquina de coser se detuvo. ¡Zas!. La desarmé, la limpié, la ajusté y siguió funcionando.

Después de una semana a este ritmo estábamos agotados. Dormíamos pocas horas y trabajábamos mucho. Salían algunos delantales terminados pero quedaban muchos por hacer. Había recortes de tela en toda la salita, bolsas con telas sobre las sillas, sobre la mesa, sobre los estantes. Trozos de hilos que barríamos  cada noche antes de dormir.  Habíamos convertido la casa en un pequeño taller textil.

Cuando entregamos algunos delantales a Mirta para que los mostrara a sus compañeros de trabajo quedamos con mucha espectativa, era el primer encuentro de nuestro producto con los compradores…  Y saben qué… resultó bien.  Se vendieron todos y recibimos pedidos.  A redoblar el esfuerzo y a continuar trabajando a destajo para ganarle al almanaque.

Llevábamos 12 días de trabajo sin cuartel y la casa estaba en completo desorden, el taller había tomado todo el tiempo.  Nos habíamos embarcado en este proyecto y ahora el proyecto nos conducía a nosotros.  No dábamos abasto. Agotados ya casi no cruzámos palabras. Solamente los programas nocturnos de radio Cadena 3 se escuchaba además del ruido de la máquina de coser.  Fueron 15 días de labor o de locura laboral. Por medio de nuestros amigos y familiares los delantales y los manteles individuales tuvieron compradores. Llegó el día delas madres y la máquina de coser se detuvo por fin.
Lo obtenido sirvió para cubrir algunos gastos extraordinarios y yo aprendí a volorar el trabajo de los textiles que siempre creí cosa fácil y asunto sencillo; pero créanme, no lo es.  Desde entonces valoro más la ropa que tengo, entiendo toda la labor que hay encima de una simple camisa.

delantal herramientas individual máquina mas trabajo trabajo trabajo-work

Acerca de objetos que caen

Después de hacer tantas bromas acerca de la caída del satélite UARS, me ha despertado la memoria de un relato que alguien compartió conmigo hace más de veinte años; lo relatado habría ocurrido varios años antes todavía de habérmelo contado, y quien me lo confió recibió esta historia de sus padres.

Ocurrió en el campo en el límite entre San Luis y San Juan, en la zona llamada Las Trancas.   Una noche esta familia vio en el cielo algo que despedía chispas y finalmente cayó bastante lejos de donde estaba su vivienda.   Con la curiosidad que esto despertó se dirigieron a caballo algunos días después hacia el lugar donde parecía haber caído esto objeto.    Al llegar allá después de mucho andar encontraron un aparato de metal que tenía unos llamativos tachos (cilindros) que mostraban escritas algunas palabras con letras que ellos desconocían ¿…?   Al pasar los días llegaron algunos camiones grandes que cargaron y llevaron este aparato fuera de ahí. … ///  Aquí termina la historia que escuché, narrada de la manera más fiel que mis oídos oyeron y mi memoria lo recuerda.

Termina el relato y comienzan las suposiciones…

¿Era un satélite artificial?… Parecería serlo según el relato…

 ¿Qué eran las letras que ellos no conocían?… Tal vez eran palabras escritas en idioma inglés ; o quizás esas “letras desconocidas” podrían acercarse más a letras rusas.. (Era el tiempo de la guerra fría)…  Quienes relataron esto no eran analfabetos; por lo tanto hubieran reconocido letras de nuestro alfabeto aunque estuvieran en otro idioma…   Мне нужно в аэропорт… Esto no es nuestro alfabeto.

“Vinieron unos camiones grandes y lo llevaron”…  Esto es misterioso…

El relato quedó entre la familia y se extendió a algunos conocidos.  Por muchos años estuvo casi en secreto debido a la poca población que habita esta zona.

Haga Ud. sus propias hipótesis. Solo me limito a repetir la historia lo más fiel posible a como la escuché.

Créase o no.  Верьте или нет

UN SUEÑO

 
                                
Hace algunas noches tuve un sueño.
  No es que soñar sea algo extraordinario, sino que solamente muy pocas veces recuerdo lo que haya soñado.
  Mi dormir, por lo general es como un acto mecánico, como apagar el televisor al acostarme y encenderlo nuevamente cuando suena el reloj de la mañana; entre el dormir y el despertar no recuerdo nada.
  Pero hace algunas noches atrás soñé con mi padre.
  Él se fue a la eternidad hace trece años.
  Fue un sueño tan vivaz, tan real, tan como haberlo visto con mis propios ojos que cuando desperté tenía todavía la sensación de que él estaba por ahí cerca de mí.
  En aquel sueño vi a mi padre todavía siendo joven ; sonriendo, charlando con sus amigos; como cuando tenemos 18 años y todo nos va de maravillas.
  Estaba feliz mi padre y me decía entre risas no sé qué cosas. Con él estaba “el Coco”,su mejor y querido amigo. Parecían apurados preparando algo para un viaje. Subieron a la coupecita que ambos compraron en sociedad durante su juventud y salieron con una algarabía tal como si fueran a una fiesta. 
  Yo,en el sueño,  me quedé solo y un poco disgustado; pues quería que mi padre se quedase conmigo, que no se fuera, que permaneciera en el mundo de los vivientes; pero no fue así. Ellos riendo siempre, se fueron entre el polvo que dejaba la coupecita por el camino de tierra.
  Al despertar tenía esa mezcla rara de sensaciones: nostalgia por su presencia que ya no tengo, alegría por haberlo visto reir tan feliz y consuelo porque de alguna misteriosa manera parece no estar demasiado lejos de mí.
  No creo que mis sueños encierren asuntos extraordinarios. Pero algunas cosas me han quedado dando vueltas en mi cabeza desde ese sueño, sensaciones que no puedo expresar claramente.
  ¿Sabes una cosa?… Lo de la coupecita fue real. Ambos: mi padre y Coco, su gran amigo; compraron ese automóvil ya usado, algo destartalado, cuando fueron jóvenes. La compartieron para sus paseos y para trabajar vendiendo algunas cosas de puerta en puerta, tenían 18 o 20 años.
   Por supuesto que yo nunca vi la coupecita, nací muchos años después.
 
    Una noche Coco iba solo manejando la coupecita y en una curva por accidente se fue a la otra vida.
    Mi padre perdió a su mejor amigo. Luego con el tiempo vendrían nuevos amigos, pero ninguno ocupó el lugar de aquel. Mi padre pocas veces habló de esto, y solamente dijo por ahí algunas palabras sueltas sobre este asunto.  Lo que yo sé de esto fue por mi madre, quien me repitió esta historia varias veces cuando yo se lo pedí.
  En ese sueño los vi felices a los dos, yendo a no se donde, entre risas, en la coupecita.
                
    Gringo-My father     
                         

Los beneficios de una bicicleta

woofobiablog.wordpress.com/

~ Securing the Human-Canine Bond through Ingenuity and Inspiration ~

PelotaCubanaBlog

Una pagina que sigue a nuestros Cubanos en todas las ligas del mundo

Salmon Brook Farms

Official Home of Lavinia and Rick Ross

Hands on Bowie

You know, it's cool for cats.

Dogminancia.com

Proyecto Gara

Thrifty Campers

Nature knows no such barriers

MISAL DIARIO

Palabra de Dios.

Love thy bike

A love of photography, cycling and exploring places on two wheels.

Strathfield Heritage

All about the history and heritage of Strathfield

Memoirs Of A Metro Girl

A London blog by a Londoner

The Amsterdam, NY Blog

A community's history is comprised of stories about the people who've lived there...

Kitchissippi Times

An Ottawa-area community newspaper serving McKellar Park, Highland Park, Hampton Park, Westboro, Westboro Beach, Champlain Park, Civic Hospital, West Wellington, Hintonburg, Tunney’s Pasture, and Mechanicsville

Happiness Between Tails by da-AL

Arts + Cooking + Dancing + Joy + Writing + Tales + Tails

Minnesota Prairie Roots

Writing and photography by Audrey Kletscher Helbling

Dale Majors

Internet Retail, Team Building and Entrepreneurship

Shipshape Solutions

Charting Your Course From Chaos To Order

yocollector - Romania

Logo-colectii diverse, colectie insigne, colectie brelocuri, artizanat,

iSighting

Observations from a visual journey

Cocina con Carmele

Quiero compartir las recetas que me hacen feliz

Up the lauz river

Creativity is just like breathing.

campodecuadernos

Andanzas y reflexiones del observador observado

cyclinginthesixthdecade

The how's and whys of my cycling life

Mithai Mumblezz

Thinks and again mumbles!!

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

brighamstephen

birding and bird photography

LensScaper

Views through a lens - a personal viewpoint

Mama Cormier

.... my journey to a healthy life, making new memories and so much more

Bespoke Traveler

Immersive Tales for the Curious Traveler

Isleños

Esos que deambulan entre orillas

In Fact Edinburgh

Noticias de Edimburgo · Edinburgh news

RoadCycling

Si eres un apasionado del ciclismo y de Castelli Cycling este es tu espacio.

Cycling Dutch Girl

the only certainty is change

Jonathan Fleming's Blog

A Photography Blog

Bonsai Tonight

An educational website about the styling, care and display of bonsai.

Tootlepedal's Blog

A look at life in the borders

NORMA MARTIRI PHOTOGRAPHY

“Sometimes I do get to places just when God’s ready to have somebody click the shutter.” – Ansel Adams

jingsandthings

Welcome to Dorothy Bruce’s take on her world

The World according to Dina

Notes on Seeing, Reading & Writing, Living & Loving in The North

Tylko fotografia

czyli kilka słów i przemyśleń z fotografią w tle

CICLOVIdAS

...disfrutando la vida sobre 2 ruedas